Mekronos (Gema López Sánchez)

cz9-ccpwiaadv0r
“Tendrías que haberte retirado a tiempo de esto. Ahora ya no tiene remedio. TE MATAREMOS”

Esmeralda era una universitaria normal y corriente hasta que conoció a Mekronos, una inteligencia artificial que ha conseguido acceder al mundo físico convertido en un tatuaje con forma de dragón. Mekronos puede convertirse en cualquier cosa y es prácticamente indestructible, pero está obligado a vivir pegado al cuerpo de Esmeralda porque es un simbionte. El mundo digital del que proviene Mekronos se llama Aicran y en este momento está siendo controlado por Metatrón, una organización secreta con sede en Madrid. La cosa se complica cuando Nargos, un grupo terrorista que tiene acceso a Aicran, amenaza a Esmeralda y a sus seres queridos. Esmeralda y Mekronos se verán obligados a tomar partido en una discreta guerra a través de los dos mundos.


Ya tenía ganas de hablar acerca del libro de Gema López Sánchez. La conocí a través del grupo de Whatsapp “Bloggers Literarios“, del que formo parte. No pude participar en la Lectura Conjunta de Mekronos que las chicas organizaron, pero no podía perderme la oportunidad de leerlo por mi cuenta. Eso es lo que hice en cuanto tuve hueco. Entre los exámenes de la universidad y otros proyectos tardé con el libro bastante más de lo que me habría gustado, pero más vale tarde que nunca. Comprobé por mí misma que las reseñas no mentían: la buenas puntuaciones de esta novela están justificadas. Novela que, por cierto, ya tengo firmada.

¿Quién es Gema? Estudiante de doble grado de Periodismo y Comunicación Audiovisual, ha ganado varios premios literarios y quedado finalista en otros, cuenta con menciones distinguidas en el ámbito académico, es autora de otros libros (su primera novela publicada se llama Cuentos para despertar), y además es directora y locutora de su propio programa de radio, La Agenda Compacta FM (Radio Villalba, 107.4 FM). Ahí es nada. Podéis visitar su página web aquí y ver el booktrailer de Mekronos aquí. El blog literario La Contraportada también es suyo.

Cuando empecé a leer Mekronos, admito que en las primeras páginas me costó un poco hacerme al libro. Y no es porque Gema se explique mal, sino porque ha creado unos mundos y unos conceptos tan originales que todo es nuevo. De hecho, se explica tan bien que al final de la historia incluye un glosario para la gente que, como yo, necesite aclararse con los términos. Así que es bastante fácil hacerse con el significado de los nuevos conceptos.

En esta historia, el mundo físico no es el único real. Encontramos de forma paralela el mundo virtual, Aicran, que mora en Internet. A su vez, esta Red Tangible está formada por otras cuatro partes con sus correspondientes funciones: desde bancos de información, hasta mapas creados a partir de conexiones a la red, pasando por los espacios de usuario y por los espacios de las Inteligencias Artificiales. Las IAs son programas, páginas, protocolos y códigos con conciencia de sí mismos y que, a su vez, siguen realizando la función para la que fueron creados. Así, son capaces de razonar, aprender y tener sentimientos. A lo largo de la novela se ve cómo estas IAs se relacionan con algunos seres humanos de forma peculiar. Creo que esto es lo único que quiero revelar sin destripar nada, porque el entramado entre todos estos términos está muy bien narrado por la autora. Y porque estas relaciones guardan sus curiosidades especiales…

Con estas breves pinceladas del marco, ya puedo ir más allá. La cuestión es que un grupo terrorista, Nargos, está intentando expandirse por Europa empezando por España. Y he aquí uno de los puntos interesantes de la historia: España es el único lugar que, por razones que no voy a desvelar, cuenta con el acceso a estos mundos digitales. Metatrón es una organización secreta que tratará de hacer frente a esta amenaza, y para ello tendrá que relacionarse con los personajes principales y hacerles pasar por situaciones y pruebas realmente duras. Pero ya podéis haceros una idea de esto por la sinopsis. No seré yo quien revele más detalles acerca de la trama, pues merece mucho la pena que os hagáis con esta lectura y vayáis desentrañando las incógnitas por vosotros mismos.

Ahora bien, los personajes… Digo desde ya que tengo que hacer verdaderos esfuerzos por no convertir esta entrada en una fuente de cientos de líneas. No puedo hablar de los protagonistas todo lo que me gustaría, porque no entra en mis planes hacer spoiler, pero voy a retratarlos del mejor modo que pueda.

esmeralda
Esmeralda

Comenzaré con Esmeralda. Se trata de una universitaria morena de ojos violeta, guapa. Real. Es irónico en esta historia, pero real. Con sus virtudes y sus defectos. Tiene un carácter fuerte, determinación, y en ocasiones es un poco bastante áspera. Tengo que confesar que necesité mi tiempo para acostumbrarme a ella, tal es su carácter arrollador. Pero poquito a poco Esmeralda va mostrando su corazón al lector, no tanto al resto de personajes, y entonces entendí el porqué de muchos de sus comportamientos. Creo que ese es el punto exacto en el que le cogí un cariño inevitable.

“La familia no la hace la sangre. La familia son las personas que te quieren por cómo eres y que siempre estarán ahí si las necesitas, pase lo que pase”

Ella forma parte del tipo de personas a las que no puedes conocer si no rascas un poco más, a las que les interesa que se vea de ellas una imagen que a veces no es la correcta…

“No todo el mundo es tu enemigo, aunque te empeñes en creer que sí”

Con estas palabras se dirige a ella Mekronos en una ocasión. Si ya el tema de las IAs me había dejado maravillada, este personaje directamente me encanta. Es lo original de lo original. Una IA biológica que, por ciertas razones, vive gracias a Esmeralda. Se funde con su piel a modo de tatuaje, que además puede ser más grande o más pequeño, tomar una forma u otra. Y no solo eso, sino que puede proyectarse fuera. También es capaz de otorgar a la chica una capacidades alucinantes que más de uno querríamos para nosotros. Mekronos suele elegir el aspecto de un dragón, aunque de vez en cuando adquiere la forma humana de un chico atractivo de cabello oscuro. Tiene una personalidad seria, correcta. Se esfuerza mucho por entender a Esmeralda, pues ella en ocasiones es puro fuego. También respeta su privacidad y la ayuda en todo lo que puede. Es capaz de deducir el estado de ánimo de su compañera al captar variaciones de sus diferentes niveles fisiológicos. Entiende lo que significa su llegada a la vida de la universitaria y trata en todo momento de hacerle todo más fácil. Muchas de las reflexiones de Mekronos son de lo que más me ha llegado del libro…

“Yo no soy humano, no vivo la vida con tus criterios, ni veo el mundo con tus ojos. Pero hay algo que sí conozco, el instinto de autoconservación, el querer sobrevivir, y no entiendo por qué te empeñas en ponerte en peligro con este misterio”

“Tener algo bueno que contar y que no le importe absolutamente a nadie… Eso sí que debe ser terrible”

Quiero hablar también de Lázaro, de pelo claro y ojos dorados. Creo que encaja a la perfección en el típico chico “más bueno que el pan”. No hablo físicamente, aunque tampoco lo descarto, sino como persona. Al principio de la historia vemos cómo sale mal parado de una relación y a partir de ahí su vida se vuelve patas arriba. Conoce a Cliver de un modo demasiado peculiar. Cliver es su IA. Y Cliver es mi personaje favorito. Llegados a este punto, sería lógico pensar que en este caso debería ser de quien más hablara. No será así, al igual que tampoco voy a comentar acerca de la formas que adopta. Lo que sí quiero decir es que, al igual que Mekronos con Esmeralda, es capaz de transformar el cuerpo de Lázaro en según qué ambitos…

cartel-1
Fan Art de Esmeralda y Lázaro

Aunque Cliver no aparece en esta imagen, está presente en Lázaro. Tengo que confesar que la personalidad, comentarios y ocurrencias de Cliver me han arrancado más de una sonrisa (y de dos, y de tres, y de cuatro…).
La relación de amistad entre Esmeralda y Lázaro atraviesa diferentes etapas y esta evolución avanza conforme lo hace la historia, según vamos viendo cómo son cada uno de estos dos personajes. Ambos son muy distintos y me encanta cómo se complementan. Esa es la clave muchas veces…

“La gente es muy egoísta, casi todos te quieren por interés, pero… Precisamente por eso, hay que intentar mantener cerca a las personas que valen la pena”

Y es que nuestro Lázaro sabe muy bien de lo que habla…

Existen más personajes dignos de mención (hay un burricornio, no digo mas…), más aspectos que me gustaría muchísimo comentar, más emociones que me encantaría señalar. Pero creo que merece la pena leer todo esto en el libro, de verdad. Tenía las expectativas altas y las ha superado con creces. Personalmente, me quedo con muchas incógnitas, que comentaré aunque no haya hecho referencia antes a ello. ¿Qué pasó con Miriam? ¿Cobrará Julio más importancia en la segunda parte? ¿Recibirá Luis lo que se merece? Además de todas las preguntas que me hago con respecto al desarrollo de la trama.

Como ya nos adelanta Gema en la sinopsis, la sede de Metatrón está en Madrid, así que es una ciudad que recoge buena parte de la historia. La autora ha sabido hilar aspectos de la realidad con su propia ficción. Solo hay que ver lo que ocurre en el Edificio España y la explicación que nos da de por qué nadie se da cuenta de ello…

Por otro lado, hay escenas verdaderamente duras que no se alejan demasiado de ciertos hechos que, por desgracia, también ocurren en la realidad. Parte de esa cara tan miserable del ser humano…

c2y8-q1xgaa5jny

En fin, que ya paro. Al final no me ha salido muy bien eso de conseguir que esta publicación no me ocupara quinientos kilómetros. Porque es que ahora hay más. Como cada reseña que hago, traigo la entrevista a la escritora. Sí, a la misma a la que odio por haberme dejado con tanta intriga de cara a la segunda parte 😛 Ha tenido la amabilidad de responder a mis preguntas y es lo que quiero compartir a continuación.

¿Os lo he dicho ya? Es un libro que no se puede dejar escapar. Es muy fácil enamorarse de él.

¡Todo el mundo a leer Mekronos!


 

1471186543_whatsapp-image-2016-07-31-at-225124j
Gema López Sánchez, autora de Mekronos

Beatriz G. López: ¡Hola Gema! Muchas gracias por aceptar esta entrevista. Revisando tu biografía vemos que todo lo que has logrado hasta el momento es digno de admiración. ¿Cómo se viven en primera persona todos estos éxitos?

Gema López: La verdad es que no sé qué responderte… Por lo general no me paro a pensar en lo que ya he conseguido, sino que me centro en lo que quiero conseguir en el futuro y trabajo duro día a día por ello.

B: ¿Y qué nos puedes contar sobre ti que no esté recogido sobre el papel?

GL: Actualmente no sé si hay algo sobre mí que no esté recogido en papel o de forma online. Todo el mundo parece saber más sobre mí que yo misma jajaja.

B: ¿Cuál es el primer recuerdo que tienes que te une a la escritura?

GL: Creo que un pequeño diario horrible que alguien me regaló cuando tenía siete u ocho años. En vez de usarlo para contar mis secretitos, me puse a escribir y a dibujar en él. Me parece que mi primera historia fue sobre piratas que viajaban en el tiempo, pero años después lo leí y era horrible jajaja.

B: ¿Cuál es el tipo de personaje con el qué más cómoda te encuentras a la hora de escribir?

GL: Me gustan los personajes creíbles y verosímiles, con virtudes y defectos. Adoro cuando un personaje evoluciona y atraviesa diferentes fases. Odio los estereotipos y los personajes planos. Escribir con un personaje así puede parecer difícil, pero creo que es más gratificante que crear a un bueno buenísimo o a un malo malísimo.

B: Estoy muy de acuerdo. ¿Y qué crees que pueden tener en común los diferentes protagonistas de tus historias?

GL: Nunca me había parado a pensarlo… Mis protagonistas por lo general son bastante diferentes entre sí. Julie de Cuentos para despertar es una chica tímida, despistada, ensimismada y retraída; mientras que Esmeralda de Mekronos es una chica decidida, fuerte, valiente y hasta un pelín brusca… Además de todos los protagonistas de un montón de relatos que no tienen nada que ver los unos con los otros. Supongo que lo que todos mis personajes tienen en común es que suelen enfrentarse a grandes problemas que les hacen cambiar su punto de vista sobre todas las cosas… Y a pesar de todo, ganen o pierdan, no se rinden.

B: Esta que acabas de decir es una virtud que valoro mucho. Vayamos con Mekronos… Me ha resultado un libro muy original. Aquí podemos encontrar no solamente Inteligencias Artificiales que interactúan con los seres humanos, sino también otras realidades más allá del mundo físico. ¿Cómo surgieron todas estas ideas en tu cabeza?

GL: No tengo ni idea. Sé que suena ridículo que una autora diga que no sabe en qué se basó para crear su novela, pero solo sé que estuve durante casi un año experimentando con la historia de Mekronos, al principio ni siquiera iba a ser ciencia ficción, sino una historia de terror que nada tuviera que ver con Aicran. Simplemente escribí y reescribí el guion de la historia añadiendo y quitando ideas hasta que estuve satisfecha con el resultado. Para ser sincera, no pensé que el libro fuese a cosechar esta popularidad, yo lo escribí para pasármelo bien y ni siquiera creí que lo publicaría. Lo que hice fue escribir la historia que a mí me habría gustado leer.

1391539590_941285_1391539875_noticia_normal
Edificio España (Plaza de España, Madrid)

B: Un detalle que me ha gustado ha sido que la mayor parte de la trama ocurra en Madrid. ¿Los lugares exactos que has escogido tienen algún significado en especial?

GL: Son sitios que me gustan y que conozco. En pos de darle verosimilitud a la obra, incluí lugares que conocía de primera mano y que podía describir bien. A veces estaba en un sitio y me decía a mí misma: “Ey, esta escena que tenía pensada podría suceder aquí”. Además, estaba harta de que todos los libros de ciencia ficción tuvieran su sede en Estados Unidos.

El único lugar que aparece en el libro con el que sí siento una fuerte conexión es Plaza de España, concretamente el Edificio España. Fue el primer lugar en el que estuve en Madrid con mis amigos. Recuerdo que les pregunté qué había en ese edificio tan grande y cuando me dijeron que estaba abandonado no me lo creí. Era capaz de pasarme horas imaginando las cosas que podrían pasar en ese lugar, y al final (en mi cabeza) acabó siendo nada más y nada menos que la sede de Metatrón.

B: ¿Crees que el doble grado que estás estudiando ha sido determinante a la hora de desarrollar los mundos que aparecen en Mekronos?

gema
La autora en su programa de radio La Agenda Copacta FM

GL: No sé si en los mundos habrá tenido algo que ver, pero desde luego me ha condicionado. El periodismo está presente en el libro porque es la profesión que quiere ejercer la protagonista, y hace que tenga una serie de conocimientos y de puertas abiertas que influyen en el desarrollo de los acontecimientos de la trama. Además, estoy acostumbrada a escribir con el “lenguaje periodístico”, por eso mi escritura no tiene casi adornos y es simple y directa. Suelo ir al grano. Esto es un método de escritura que nos enseñan desde el primer año y se resume en el método KISS (Keep It Simple, Stupid), “Hazlo simple, estúpido”. Tal vez por eso odio ser rebuscada y trato de no aburrir al lector con descripciones ni florituras.

Comunicación audiovisual me sirvió porque me aportó recursos artísticos que venían del cine y los apliqué a la novela; como la forma de presentar a un personaje, el cambio de escenas, las elipsis, etc. De hecho, algunos me han dicho que les gustaría ver una película del libro, no sé si tendrá algo que ver.

B: Por cierto, ¿cuál es el origen del nombre del personaje que le da el título al libro?

GL: No lo sé. Me hicieron la misma pregunta hace poco y si soy sincera se me ha olvidado. Mekronos es el protagonista, pero no recuerdo cómo se me ocurrió este nombre. Cuando me acuerde os lo diré.

B: Como he señalado arriba, Esmeralda es una chica de presencia fuerte, con carácter. ¿Cuánto de ti queda reflejado en ella?

GL: Supongo que tiene algo de mí, como todos mis personajes. Esmeralda pretende representar ese “lo que no te mata, te hace más fuerte”. Es posible que sea mi álter ego.

B: Si estuvieras dentro de esta historia, ¿cómo crees que sería tu relación con los diferentes personajes principales? ¿Cómo podría ser tu IA?

GL: Si estuviera dentro de la historia creo que no sería una receptora, sino una chica normal como Safa o como Miguel que quisiera ayudar al resto de personajes.

B: A lo largo del libro van apareciendo diferentes personajes tanto femeninos como masculinos. Arriba he hablado de algunos de ellos. ¿Te han llegado comentarios de lectores haciendo conjeturas sobre los diferentes emparejamientos amorosos que pueden hacerse? Si es así, ¿cuál es el que te ha parecido más curioso?

GL: Sí me han llegado (vaya que si me han llegado…). El más curioso es sin duda el de Cliver y Mekronos. De hecho, la persona que propuso esta paraje incluso hizo un fanfiction erótico gay en Wattpad (podéis leerlo aquí).

B: ¿Cuál es la parte de la trama que te resultó más dura de escribir?

GL: La escena del ascensor del Edificio España. No quiero hacer spoilers, pero es una escena que me pilló en un momento en el que las musas no me querían mucho y la tuve que reescribir al menos cinco veces.

1211j
Fan Art de Mekronos y Esmeralda

B: Mekronos ocupa unas buenas posiciones en Amazon y las opiniones en la red son bastante positivas. Creo que esto es un aliciente suficiente como para animar a su lectura. Pero ¿qué les dirías a quienes todavía no lo han leído? ¿Qué pueden encontrar en el interior del libro?

GL: Creo que pueden encontrar una historia diferente y original. Suena al típico reclamo que hacen los autores, pero creo que hay pocas novelas que incorporen dragones, tatuajes vivientes, inteligencias artificiales, narcotraficantes, organizaciones secretas y un burricornio. Prometo sorprender.

B: Bueno, eso desde luego. Original lo es, y mucho. Y para quienes hemos disfrutado de él, ¿qué nos espera en la que será la segunda parte?

GL: La respuesta a todos los misterios que planteaba la primera parte y… cómo no, los shipeos amorosos entre los personajes 😉

El Recodo de las Hadas (Deborah Heredia)

15c4181c127aa777da4f91d34b6254ae-d9y1arkEs extraño cuando sientes que eres diferente del resto. Cuando existe algo en tu interior que pugna con todas sus fuerzas por mantenerse oculto, aunque ese algo te define realmente. Es extraño cuando experimentas la sensación de dejar fluir la magia libremente a través de tu cuerpo, y cuando al fin, la dejas escapar. Es tan extraño mirar a tu alrededor y que las Sombras te acechen en cada esquina, en cada lugar… Sobre cada persona con la que pretendes hablar. Y es verdaderamente extraño sentir que estás realmente solo, en tu propia singularidad… Hasta que ella, finalmente, aparece para desordenar tu sosegada introversión.
Sara es joven, inexperta, torpe y demasiado cursi como para no desesperarme… Pero esta vez la voy a necesitar si pretendo vencer a las Sombras… Tan solo esta vez.


Estoy muy contenta de poder hablar hoy de Deborah Heredia Gañán, la autora barcelonesa de El Recodo de las Hadas. No tengo el placer de conocerla en persona, puesto que nos tratamos vía Twitter y por correo electrónico, pero eso no quita para que pueda decir que desde el primer momento me pareció una chica muy simpática y atenta. De hecho fue ella quien me propuso hacer el intercambio de libros. Nos leímos mutuamente y he de decir que el resultado ha sido muy bonito. Es para mí un honor guardar dedicado y firmado un ejemplar de El Recodo de las Hadas, cuyo booktrailer podéis encontrar aquí.

Cuando abrí el libro y comencé con su lectura, ya sabía que me iba a gustar. Disfruto con la fantasía y además el argumento ya había captado mi interés, así que solo tuve que dejar que lo demás fluyera. Esta última fue una tarea tremendamente sencilla. La forma que tiene Deborah de hacernos llegar las descripciones del entorno, de darle color a los sonidos y musicalidad a los paisajes de verdad me dejó encantada. Casi puedes percibir el olor marino en la playa, embriagarte del aroma de las flores del bosque. Sin duda este es uno de los aspectos que más me ha gustado.

Los árboles, con los troncos recubiertos de musgo y de plantas enredaderas, parecían querer dejarse caer sobre el manantial, inclinándose sobre él, en un gesto que contradecía al equilibrio. Las rocas más cercanas al torrente y la arena de la orilla permanecían húmedas, bañadas por el vaivén de las pequeñas olas. Las aguas brillantes bajo la luz del Sol regalando reflejos plateados a todo aquel que las observara. El ambiente era agradable.

Pero vamos a empezar por el comienzo. La protagonista es una niña de trece años, Sara, que rebosa inocencia y candidez por cada poro de su piel. Cumple este papel junto con David, de quince, que es todo lo contrario: frío y distante. Ambos avanzan a lo largo de la historia rodeados de un mundo mágico en el que él cuenta con sobrada experiencia y que ella va descubriendo poco a poco. La relación que les une está en permanente tirantez, puesto que la actitud del chico es casi continuamente irritante y desagradable con la muchacha.

d1n1p-i
David, dibujado por la propia escritora

Todo esto va más allá del propio carácter de David, y la trama lo explica muy bien, pero en ocasiones no he podido evitar sentir cierta animadversión por él. Es cierto que se encuentra, como quien dice, en el apogeo de la adolescencia y además, por el don que posee, porta una pesada carga, pero en muchas ocasiones no podía evitar tener ganas de entrar en el libro y decirle “¿pero a ti qué te pasa?“. Creo que es más bien por ponerme en el lugar de Sara y no por el temperamento per se. No obstante, no creo que esto sea para nada un punto negativo. Todo lo contrario. Si el personaje ha sido capaz de despertarme todas estas sensaciones es que la autora lo ha hecho muy bien. Además, pese a todo es un buen chico y muy importante en el desarrollo de la historia.

dmpir95
Sara, dibujada por la propia escritora

Cuando leí la descripción física de Sara, y conforme iba bosquejándose su personalidad en mi mente a raíz de sus acciones, me recordó mucho a Ginny Weasley (ya sabéis, la hermana del mejor amigo de Harry Potter). Cuando descubre los poderes que hay en su interior, se esfuerza mucho por trabajar con ellos y llegar a dominarlos. No lo tiene todo de su parte, pues es más bien tímida y llega un momento en el que se le juntan muchos acontecimientos con los que lidiar, pero es constante. Creo que esa es una actitud que siempre debería primar a la hora de perseguir nuestras metas. Una curiosidad es que es muy golosa. Por alguna razón, esto hizo que aumentara mi simpatía por ella.

Haré una mención especial a Abelardo, el abuelo de David. Me ha parecido un personaje muy entrañable y dispuesto a ayudar en lo que pueda con sus conocimientos. Es autoritario cuando tiene que serlo, pero la mayor parte se muestra cómplice con los más jóvenes.

Y, por supuesto, no puedo olvidarme de Chimi y Eiki. Las dos ninfas. Porque sí, hay ninfas. Por el título uno podría intuir su presencia, pero el hecho de que cobren tanto protagonismo de un modo tan místico, ha hecho que la historia me haya parecido original. De diferentes tipos correspondientes a los distintos elementos naturales, tienen un vínculo especial con los magos. Tanto sus características como las de su entorno me han parecido bastante consistentes, donde todo tiene su razón de ser. Lo mismo me ha ocurrido con los gatos, animales muy importantes en el trascurso de la narración.

La historia tiene la peculiaridad de mezclar todos estos componentes fantásticos con las rutinas cotidianas de las vidas de un par de adolescentes y sus familias. Bajo mi punto de vista, esto hace que te puedas sumergir más en sus aventuras, pues ciertamente te hace sentir que incluso es algo que te podría haber pasado a ti. Y esto tiene que ver con la adecuada secuencia de asimilación del mundo mágico. Lo lógico cuando uno descubre que existen cosas de cuya existencia no teníamos ni idea, en especial enfocado a lo fantástico, no se acepta sin más. Necesita un proceso. Si Sara lo hubiese visto de lo más normal y a los dos minutos ya se hubiese acostumbrado, para mi gusto habría perdido puntos.

Un elemento que considero muy, muy positivo es cómo Deborah ha enfocado a los antagonistas principales. La forma que ha tenido de asociarlos con las emociones negativas me ha parecido muy acertada. Las explicaciones fantásticas de las causas de las mismas se ajustan muy bien a la trama.

Como ya he dicho, El Recodo de las Hadas me ha gustado mucho. Se trata de narrativa juvenil de la que es muy fácil disfrutar, muy sencillo empatizar con los personajes. Trata el tema de la magia de un modo inocente y puro. Esto hace que una se sienta adolescente otra vez, que conecte las experiencias de los protagonistas con las propias del pasado. Para mí, eso ha sido muy gratificante.

Para terminar, y como acostumbro a hacer cuando os hablo de libros, os voy a dejar una entrevista. Deborah, muy amablemente, ha respondido a todas las preguntas que le planteé. De este modo podemos conocerla mejor. Y no solo eso, sino que nos ayudan a ampliar nuestra visión con respecto a lo que nos encontramos dentro de su obra. ¡Mil gracias!


Beatriz G. López: Si tuvieras que describirte con tan solo una frase, ¿cuál crees que es la que te definiría mejor?

t9hfskfp
Deborah Heredia, autora de El Recodo de las Hadas

Deborah Heredia: Difícil… Soy amante del silencio pero me paso el día conviviendo con el ruido. Busco la paz interior pero me paso el día enfurruñada. Supongo que tiene mucho que ver con el hecho de que sea géminis… Nada me satisface plenamente.

B: Sabemos que la narrativa juvenil es uno de tus estilos favoritos. ¿Hay algún otro con el que también disfrutes escribiendo?

DH: Me gusta escribir fantasía en el marco de la juventud y la adolescencia. Esa época en la que aún somos inocentes, de algún modo, y comenzamos a entender el mundo. He probado a escribir otros géneros, como el terror, pero definitivamente no es lo mío.

B: ¿Qué te aporta la literatura juvenil para hacerte sentir tan cómoda a la hora de crearla?

DH: En general, lo que adoro realmente es escribir sobre sentimientos o sensaciones. Sobre aquello que nos transmite cada hecho o circunstancia de la vida y que no siempre somos capaces de apreciar. Escribo sobre personajes jóvenes y sobre niños, imagino que porque yo misma nunca he dejado de sentirme como uno de ellos.

B: La biografía que aparece en tu libro El Recodo de las Hadas nos cuenta tu predilección por los animales y la ecología. ¿Crees que esto ha sido determinante a la hora de crear el entorno en el que transcurre la historia?

DH: Sí, es un hecho. Además el libro se escribió mientras yo misma vivía inmersa en un entorno similar, y creo que transmitir el respeto por el entorno en la época en la que vivimos es fundamental.

B: ¿Estaba en tus planes escribir sobre fantasía o hubo algún detonante que finalmente hiciera que te decidieras por ella?

DH: Mirando atrás en el tiempo, creo que estaba determinado que escribiera fantasía. Mi infancia ha estado repleta de  magical girls y la influencia del anime y del manga afloró con facilidad.

B: Los detalles acerca del mundo de las hadas y de su magia, así como de la magia al alcance de los humanos, bajo mi punto de vista son bastante coherentes e hilados unos con otros. Hace que el marco cobre mucha verosimilitud. Cuéntanos un secreto: ¿cómo surgieron todas estas ideas?

DH: El Recodo de las Hadas estaba pensado, en un primer momento, para niños de entre nueve y diez años por lo que me basé en la cultura popular para crear el entorno de los magos y las hadas: gatos que acompañan a las brujas en los cuentos infantiles, hechiceros pelirrojos… A partir de ahí, todo surgió de manera natural.

_pvyx_nb
Collage aportado por Deborah con fotografías del booktrailer de El Recodo de las Hadas

B: En el libro se puede apreciar a la perfección la disonancia entre los dos protagonistas principales: la inocencia e ingenuidad de Sara contra la frialdad y experiencia de David. ¿Cómo fue ponerse en la piel de ambos?

DH: Este aspecto es fundamental. Creo que del mismo modo que es fundamental que la literatura juvenil trate temas duros como las adicciones o depresiones, también lo es que se detenga en hablar sobre otro tipo de personajes que no son la excepción en la vida ajetreada que llevamos. Por eso quise crear a Sara. Una chica normal, sin problemas destacables, sin maldad, sin ambiciones negativas. Una chica corriente, que se preocupa de su familia, que cuida de su hermano, a la que le gustan las clases. Una persona del montón, que disfruta con la pintura y con los paseos por el bosque y que posee un espíritu no corrompido por la sociedad actual.
En el caso de David, su aversión hacia Sara es un punto que se trata más adelante a lo largo de la historia y que tiene un motivo concreto. No me fue difícil meterme en su papel, porque, seamos sinceros, ¿a qué chico de quince años le apetece ocuparse de una niña dos años menor que él?
Siendo honesta, debo decir que me ha sorprendido la repercusión que ha tenido su carácter huraño.

B: Dentro de la fantasía que nos ofreces aquí, ¿existe algún personaje o acontecimiento basado en personas o hechos reales?

DH: Sí, pero es un secreto 😉

B: La portada es muy bonita. ¿Te costó apostar por una imagen que definiera la esencia de la historia o por el contrario sabías lo que querías desde un principio?

DH: Las portadas siempre son un quebradero de cabeza. Realmente no tenía nada claro lo que quería. Realicé mil bocetos y conseguí darle mi punto de vista a la editorial, que finalmente consiguió una portada espectacular que define muy bien el carácter dulce de la obra.

B: ¿Cuál suele ser tu inspiración a la hora de escribir? En el caso de El Recodo de las Hadas, ¿alguna musa en especial?

DH: Va a sonar extraño, supongo, pero la belleza de las propias palabras y su sonoridad son las que me empujan a escribir. El reto que supone tratar de plasmar con ellas sentimientos o acontecimientos y transmitir al lector.
Y el piano. Muchas horas de escuchar piano y violín mientras escribo.

B: ¿Podrías contarnos qué es lo que te aporta la escritura a cualquier nivel?

DH: Ante todo paz. Serenidad, silencio y escucharme a mí misma, que no es fácil.

B: Y ahora una difícil… ¿Escribir o leer?

DH: Ambas. Aunque paso etapas en las que solo necesito leer y otras en las que solo quiero escribir.

B: ¿Recuerdas cuál es el primer libro que te marcó de verdad? ¿Qué es lo que te dio él que no te había dado ninguno hasta el momento?

DH: Por descontado. Se titula Cierto Olor a Podrido, de José Luis Martín Vigil, y narra la historia de un buen muchacho, sensible e inocente, que encadena una serie de incidentes que lo llevan por el mal camino. La prosa poética del autor me cautivó desde el momento en el que decidí pasar por alto el hecho de que el título no me gustaba en absoluto.

B: Entonces, ¿qué es lo que más valoras en un libro?

DH: Las sensaciones que transmite, sin duda. De hecho, no soy de las personas que dan mucha importancia a la trama. Si los personajes me enganchan, me lo creeré todo y gozaré y sufriré con ellos aunque deba imaginar parte de la historia. Soy una sentimental.

B: Y para terminar, una curiosidad. ¿Qué es lo más gracioso o peculiar que te ha ocurrido como escritora?

DH: Que me ha ocurrido y que me sigue ocurriendo… La sorpresa que produce a la gente de mi entorno redescubrirme como escritora… La desconfianza hace que me muestre divertida y jovial ante la gente que conozco poco, e imagino que esa característica no concuerda demasiado con el estereotipo de escritor serio y pausado que todos tenemos en la cabeza. Digo yo…

El Guardián entre los mundos (MJ Pérez)

El Guardián entre los mundos

 

La vida de Valeria da un giro de 180 grados cuando se encuentra un libro antiguo en el metro mientras regresa a casa. Para sorpresa de Valeria, se trata de una de las novelas más absorbente que ha leído nunca y su lectura la coloca en el centro de un conflicto que la atrapa cada vez más y del que no puede escapar.

En un viaje que supondrá conocerse mejor a sí misma y tomar algunas decisiones vitales, la chica descubre que existen un sinfín de realidades protegidas por el guardián, un centinela que vigila para que nadie accede a un universo al que no pertenece.

 

 


Esta nueva publicación está relacionada con MJ Pérez. Como ya recordaréis, se trata de la escritora de San Fernando que también fue galardonada en el Primer Certamen Corcel Dorado que organizó Entrelíneas Editores. Es para mí un placer dedicarle este espacio tanto a ella como a su obra, cuya sinopsis ya habéis leído arriba.

Después de haber leído esta historia (tenía ganas, la verdad), voy a proceder a hablar sobre ella sin desvelar más allá de lo justo y necesario. No he hecho reseñas de libros y no voy a comenzar ahora, simplemente quiero dar mi opinión del trabajo de una buena novelista y amiga.

Para empezar quiero destacar la originalidad del argumento, el contraste que existe entre los diferentes mundos y las diferencias que se puede apreciar entre ellos. Iré incluso más allá: dentro de un mismo mundo, los distintos matices que se pueden encontrar. Para mí esto es un punto positivo, puesto que denota la capacidad de MJ Pérez de amoldarse a diferentes escenarios a la hora de narrar El Guardián entre los mundos en este caso. Me gustaría mucho poder hablar de uno de estos lugares en concreto, pues me encandiló, pero no quiero destripar nada. Mucho me temo que me quedaré con las ganas. Lo único a lo que haré referencia es que da un giro impresionante a la novela, un cambio que no se puede predecir y que bajo mi punto de vista es todo un acierto. Para quien lo haya leído o lo haga en un futuro, me refiero a aquel entorno que prima más o menos de la mitad del libro en adelante.

Otra cuestión que quería enfatizar es el personaje principal, Valeria. Creo que su evolución puede apreciarse en diversas perspectivas, pues esta es necesaria conforme avanza la trama para que la chica se vea capaz de superar las adversidades que se le van presentando. Particularmente, estoy contenta con el cambio. Me siento más satisfecha con la Valeria que podemos encontrar en las últimas páginas que la que inicia la historia. Siempre he preferido los personajes femeninos con carácter guerrero, no lo puedo evitar. En cuanto a los dos personajes masculinos principales, Gabriel y Kane, me decanto por el primero. Creo que ambos tienen mucho que decir, cada uno a su manera y en su ámbito, pero la madurez que tiene Gabriel gana bastantes más puntos para mí. Lo que no quita que, en el momento de conocer un poco más a Kane, le guardase más simpatía que cuando estuve tratando con él durante el resto del libro.

El Guardián entre los mundos tiene un ingrediente especial que no había tenido el placer de disfrutar hasta el momento: la fantasía en un marco que puede rodearnos a cualquiera de nosotros. Sí, en efecto, he leído obras que mezclan ciudades reales con elementos fantásticos, pero siempre en lugares bastante más lejanos que lo que nos ofrece esta escritora. El uso de nombres tan cotidianos (con sus respectivos guiños en algunos de ellos) me hizo notar cercanía, incluso me facilitó conectar ciertas escenas con experiencias que yo misma he tenido en ciertas etapas de mi vida. Así que puedo decir que dispara la imaginación, eso seguro.

No creo que pueda hablar mucho más al respecto sin comenzar a ahondar en detalles de la historia que ya no serían aptos, pues desvelarían aspectos de la trama que cada uno debería descubrir mediante la propia lectura. Esto, sin embargo, no me impide animaros encarecidamente a adquirir uno de estos ejemplares, a sumergiros en estos mundos especiales y, por supuesto, a disfrutar de una lectura que estoy segura no os dejará indiferentes.

Pero aún no he terminado. Lo que hay reservado para las siguientes líneas es algo muy especial. He tenido la oportunidad de hacerle una entrevista a la creadora de El Guardián entre los mundos y la plasmaré a continuación. Soy bastante nueva en esto de las entrevistas (la periodista aquí es ella), así que lo que hice fue formularle las preguntas que a mí (como lectora y amiga) me suscitaron interés tras la lectura del libro. Sus respuestas no tienen ningún desperdicio. Comprobadlo vosotros mismos.


OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Autora de El Guardián entre los mundos

Beatriz G. López: ¿Cómo surgió la idea para tu novela?

MJ Pérez: Pues tengo otra novela en proceso sobre la idea de los mundos paralelos y los diferentes prismas que puede tener una realidad. Entonces se me ocurrió que, para que las realidades no se mezclen, tendría que haber alguien que se encargara de vigilar que nadie se colara en una realidad que no le pertenece. Digamos que lo primero que surgió fue la idea del Guardián en sí mismo y a partir de ahí fui creando mi idea de que quería que el libro fuera importante en la historia. Y aunque todo esto sea muy fantástico, está muy metido en la realidad, pues yo quería hacer en realidad fantasía urbana. Así que creo que, en resumen, fue una mezcla de todo esto.

 

B: ¿Te inspiraste en algo o alguien para el desarrollo de la historia?

MJ: Bueno, es una historia que tiene elementos que podrían estar relacionados con vivencias personales pero muy cambiadas, y el desarrollo de la historia (sin entrar en grandes detalles) sigue otra de las pretensiones que yo tenía que era que quería que Valeria evolucionara como persona. Este ha sido un eje central de la novela. Con esto, además de todo lo que hay alrededor, yo creo que se ha ido vertebrando en torno a lo que iba madurando ella. El resto se ha ido formando y creando como algo coherente a partir de esa idea principal.

B: ¿Escuchabas música para escribir El Guardián entre los mundos?

MJ: En este caso, no. De hecho la he escrito en dos partes. La primera fue hace un par de años, cuando hice el primer borrador, y la escribía en cualquier momento. Si me iba de vacaciones, por ejemplo, después de comer mi pareja se echaba a dormir y yo me ponía a escribir, o a lo mejor me iba a la playa y me ponía a escribir. Entonces ha sido como en trocitos, así que ha habido veces que sí y ha habido veces que no. No tiene una banda sonora que digas “pues esto me ha inspirado un montón”, si acaso las olas del mar.

B: Y en el caso de que escucharas música para otro tipo de relatos, fan-fics u otras cosas que tengas entre manos, ¿qué tipo de música te suele gustar o te suele inspirar?

MJ: Me gustan mucho las bandas sonoras. Para las batallas he escuchado mucho Piratas del Caribe, El Señor de los Anillos, Star Wars incluso, me ponen muy a tono. Pero también me gusta la música clásica cuando estoy en otras escenas y música romántica cuando estoy “¡Dios mío, qué bonito es esto!”. Pero vamos, en general yo escucho de todo, según me venga para la escena.

B: Sin hacer spoiler, ¿cómo nacieron los diferentes escenarios para la historia?

MJ: En realidad, cuando está en la universidad es una ciudad un poco como lo es Madrid: grande, con metro… Pero como nunca digo en qué país está ni nada, lo dejo para que cada uno imagine lo que quiera. Hay un escenario incluso que es parecido a Asturias. Me basé en cuando yo fui a Asturias, donde tengo una amiga (Sandra), en lo que había visto allí. De hecho aparece Madrid, Asturias y la costa: a lo mejor Valencia, Cádiz… Hay otro escenario, que es también bastante importante en un poquito más de la mitad del libro, que me lo inventé.

B: Y ese escenario, que para conocerlo habrá que leerse el libro, ¿lo hiciste porque simplemente se te vino a la mente o hay algo que te una con ese tipo de lugares?

MJ: Lo hice porque ahí tienen que realizar unas cosas, relacionadas con el elemento que está en juego cuando hacen… lo que tienen que hacer (risas). O sea, que me lo pidió la historia: ni me vino a la mente ni dije “tiene que ser esto porque sino no queda bien”.

B: Define con una palabra a tus personajes principales.

MJ: Yo diría que Valeria es constante. Gabriel, responsable. Kane, oscuro. Elena es divertida y Bea un poco estricta. Y el gato, amor (risas).

B: Y hablando del gato… Su nombre, Sherlock, ¿es porque has tenido alguna mascota que se llame Sherlock o por algo en especial?

MJ: Pues no he tenido nunca ninguna mascota llamada Sherlock, es porque me gusta mucho Arthur Conan Doyle y el detective Sherlock Holmes (no hace falta que diga nada de él). Y como a Valeria le encanta leer, quise darle un guiño literario a su gatito persa.

B: Háblame de Gabriel.

MJ: Gabriel es un ser que se encarga de vigilar que nadie pase de un mundo a otro. Es recto, una persona muy responsable, muy comprometida con su causa, cuando comete un error (o lo que él considera que es un error) hace todo lo que está en su mano para subsanarlo. Es valiente, fuerte. Esto no significa que sea perfecto, porque no lo es, pues sobre todo al principio es muy borde, muy frío, no sabe bien ponerse en el lugar de otras personas… Y, bueno, a mí me gusta mucho porque es el tipo de personaje que me podría atraer (no hablo de atracción sexual, sino mental). En cuanto al físico, que también tendré que decir algo, no me di cuenta hasta que me lo dijo una amiga, y es que se parece a uno de mis personajes literarios favoritos: Alexander Solarin, de El Ocho. No todo el físico, pero sí coincide en cosas, como que es rubio de ojos grises. Es lo que hablábamos antes, basarnos en cosas, ya que creo que inconscientemente me he podido basar en él. De los personajes principales, exceptuando a Valeria (que es la más completa, a la que le doy más forma), él es el que está mejor estructurado, el más coherente.

B: Hay un personaje que se llama Kane, que también es bastante protagonista, de cuyos ojos hablas mucho en el libro. A mí me llamó la atención el énfasis y los adjetivos con los que te referías a sus ojos. ¿Lo hacías a propósito o simplemente te lo pedía la historia? [ATENCIÓN: puede contener spoiler]

MJ: Kane es un personaje particular. Él, sin revelar demasiado, es un viajero que no se sabe acomodar del todo a los mundos a los que viaja, entonces el énfasis de los ojos es para que quedara claro que no terminaba de encajar en el mundo al que iba. Esa era la idea.

B: Además de la fantasía, ¿hay algún género que te guste escribir?

MJ: Pues tengo ciertas historias abandonadas por ahí desde hace mil años, porque a mí me gusta mucho la novela negra, sin embargo no me veo preparada para asumir una novela negra en condiciones. Pero como estoy aprendiendo, estoy primero con fantasía. También ahora escribo una novela de ciencia-ficción para construir mis cimientos como escritora, para después orientarme a otras cosas que me gustan, como la novela histórica. En este ámbito me llaman la atención trabajos de Ken Follett, Arturo Pérez-Reverte, Javier Sierra… En fin, son de mis escritores favoritos y digo “pues yo también quiero hacer eso”, pero en principio me mantengo con fantasía y ciencia-ficción y ya veremos.

B: En cuanto a la novela histórica que has mencionado, ¿hay alguna época y lugar concretos que quieras trabajar?

MJ: Europa en la Edad Media, seguro. No sé decirte un país ni un momento exacto pero es mi parte favorita de la Historia. También me gusta, por ejemplo, el Siglo de Oro o el Renacimiento.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
La simpatía que caracteriza a MJ Pérez estuvo presente durante toda la entrevista

B: ¿Qué es lo que hace especial a tu libro?

MJ: Para empezar, el cariño que le he puesto, el tiempo que le he dedicado, las vueltas que le he dado, el esfuerzo… Pero si te refieres a la historia, yo creo que es original y da un nuevo giro a la idea de los mundos paralelos.

B: ¿Qué sentiste al poner el punto y final al libro?

MJ: Que se iba una parte de mí que iba a compartir, que terminaba una etapa. Finalizaba mi momento con este libro, que siempre seguirá en mi vida, acababa una parte del ciclo. Nostalgia, porque ya no iba a escribir esta novela en concreto, pero alegría por otra parte porque había terminado un tiempo de duro trabajo.

B: Con la idea que recoge el epílogo, ¿va a haber una segunda parte? Y si la va a haber, ¿la veremos pronto?

MJ: Haberla, la va a haber porque sino sería un poco estafa (risas). Pero en principio no creo que sea pronto. Necesito desintoxicarme un poco, cambiar de estilo, cambiar de personajes para después cogerlo con más ganas. No es que les tenga asco, ni odio, ni nada. Simplemente necesito cambiar de género porque soy una persona muy inquieta, no puedo estar haciendo siempre lo mismo porque después me siento constreñida. De momento estoy novelizando un relato que escribí llamado Programa Lázaro. Cuando acabe tal vez me ponga con esta o a lo mejor surge una tercera historia.

B: La portada es enigmática. ¿Qué nos puede revelar acerca de la historia?

MJ: Que va a ser un libro que va a guardar muchos misterios. La portada son muchos libros y un escritorio que tampoco dicen mucho, pero esa era la idea: revelar poco pero que quedara claro que un libro es importante. Además, yo quería que la gente dijera “¿y por qué tantos libros?”. Un poco por sorprender, por despertar la curiosidad.

B: En el día de hoy, dieciocho de julio, pero de hace un año, ¿te imaginabas cumplido el sueño de publicar un libro?

MJ: Para nada. Hace un año para estas fechas estaría deseando que me dieran las vacaciones, escribiendo algunas cosas, con mi blog… Pero esto ha sido un salto cualitativo, un sueño realizado. Es humilde en el sentido de que no es una gran tirada, pero hay que ir empezando. Para mí es un sueño cumplido, es algo que yo quería y que llevo deseando desde que no voy en pañales (porque no sabía leer ni escribir), desde hace mucho tiempo. No me lo imaginaba para nada y tengo mucho que agradecerle a la vida por ello. ¡Gracias vida!

B: ¿Crees que un libro puede cambiarle la vida a una persona? Esto está relacionado con la temática de El Guardián entre los mundos

MJ: Pienso que un libro es una fuente de sabiduría a fin de cuentas. Puede ser que una novela para alguien no signifique nada y que a ti te haga ver la vida de otra manera, te haga ser más positivo, o incluso pararte a pensar qué es lo que estás haciendo con tu vida. Un libro sí te puede cambiar la vida. También tu estado de ánimo. Muchas veces viene bien que, cuando tienes un momento bajo, te lees un libro que a ti te anima y ese libro te cambia. Y si los que somos noveles podemos conseguir eso algún día sería otro sueño realizado. Yo he leído libros que me han subido muchísimo la moral o me han dado alas para yo seguir escribiendo. Un libro hace muchas cosas.