El despertar de las hadas (Anna Kholodnaya)

El despertar de las hadas
En su decimoctavo cumpleaños, Dana solo pide un deseo: que nada cambie.
Es feliz viviendo con sus tíos, saliendo con su novio y leyendo sus libros.
No necesita nada más.
Lo que Dana no sabe es que toda su vida se ha basado en una mentira y esa misma noche va a descubrir cuál es su realidad.
Dana es un hada y la conversión está a punto de empezar.
Su vida anterior y su nueva vida son incompatibles. ¿Cuál elegirá?

 
 
 
 


El despertar de las hadas se ha convertido en otra de esas obras que he conocido a través de su autora, Anna Kholodnaya, quien me propuso hacer un intercambio de nuestros libros. Lo tenía en mi lista de pendientes, así que fue curioso que fuese ella la que primero se pusiera en contacto conmigo, y así se lo dije. En cualquier caso, esto sirvió para que lo leyera antes. Sí, hace meses. Y sí, desde entonces tenía pendiente esta publicación. Y por fin la traigo: vengo a hablar un poquito de este libro.

Dana es la protagonista de esta historia. Cuando cumple dieciocho años es testigo de cómo su vida da un giro inesperado de ciento ochenta grados. Lo que ella siempre había pensado de pronto no es tan cierto como creía. De pronto se ve inmersa en un ritual forzoso en el que una de las protagonistas es ella: es un hada y comienza su transformación. Se trata de un proceso doloroso que la conducirá a un nuevo mundo donde la gente que la rodea ahora es como ella. Así, se ve obligada a dejar atrás una vida que le gustaba, junto con las personas que la quieren. Un precio bastante alto a pagar para conseguir algo que no ha pedido.

“Le has dicho que podía irse cuando sabías que eso era imposible. Le has llenado la cabeza de libertad”

Por otro lado, nos encontramos a Leo, el protagonista masculino. Llega al Valle de las Hadas al mismo tiempo que ella y con el mismo propósito. De esta forma, los faes o hadas no se asocian aquí únicamente al género femenino. Es más bien una especie mágica. Y es que este mundo mágico recogerá a multitud de criaturas de leyenda cuyas intenciones no siempre son las mejores.

El despertar de las hadas (1)
Probablemente sea este uno de los enfoques que la autora ha querido plasmar en la historia: no es oro todo lo que reluce. Podríamos pensar, de hecho yo misma lo hice, que, al ser una obra donde las hadas eran las protagonistas, sería una trama de alegría y color. No. De hecho, los personajes deberán enfrentarse a unas costumbres arraigadas desde hace bastante tiempo, así como a cierto ser cuya imagen siempre ha sido muy diferente a ojos de los demás. Y es que eso es la vida misma, ¿verdad? Cuando hay personas que nos ofrecen una cara y luego guardan otra muy diferente, esta última probablemente motivada por oscuras intenciones. Los seres mágicos no serían muy diferentes en este mundo.

Porque cuando se desata una guerra, aunque la guerra se gane, siempre hay perdedores a los que se les llora en sus tumbas

También nos encontramos a Gabriel y Lina, los tíos de Dana en el mundo que siempre ha conocido a los dieciocho años. La llevan cuidando desde que los padres de la muchacha murieron cuando ella era pequeña. Como es lógico, no puedo dar muchos más detalles acerca de este y otros lazos familiares con la protagonista, solo diré que me pareció injusto para ellos que la arrancaran de sus brazos. Al fin y al cabo, no hace falta que haya uniones biológicas directas para considerar a alguien familia. Bajo mi punto de vista, y a pesar de que Dana no deja de estar pendiente de ellos, las circunstancias de la nueva hada son bastante injustas para ellos.

Como ya he comentado, Dana también irá conociendo más personajes en su aventura, tanto semejantes como otros seres fantásticos, muchos de los cuales ya sonarán a mucha gente gracias a las leyendas y mitología popular. Creo que esto es un acierto de la autora, ya que así podemos imaginarlos en el contexto que ella crea para sus protagonistas, cómo los concibe y cómo formarán parte de la trama.

fairy-2164645_960_720


Hay un aspecto que creo que le ha añadido verosimilitud a la narración, y es que la protagonista tarda un tiempito en acostumbrarse a su nueva situación y a su nuevo cuerpo. Lo remarco porque hay otros libros en los que los personajes se muestran asombrados el primer minuto y luego aceptan la magia y lo sobrenatural como si siempre hubiesen vivido con ello, cosa que hace que una historia baje bastantes puntos para mí. Aquí no ha sido así y la verdad es que es de agradecer. También añade detalles cotidianos que creo que nos ocurrirían a todos, como los relacionados con llevar la misma ropa durante varios días, que aportan bastante a esta verosimilitud de la que hablaba.

Si hay algo que me ha gustado un poquito menos ha sido la historia de amor que protagoniza Dana después de llegar al valle. Desde muy pronto se puede intuir. Se da una explicación de por qué esto podría ser así, pero aun así me fue complicado empatizar con el romance. Por supuesto, esto es algo muy subjetivo y propio de los géneros y estilos que suela leer uno, así como de los gustos personales.

Con todo, ha sido una buena lectura, entretenida y amena, incluso con alguna que otra crítica que ha hecho que se me haya quedado un buen sabor de boca al terminar el libro.

Para terminar, adjuntaré una pequeña entrevista que le hice a Anna donde podremos conocer un poquito más acerca de ella y de El Despertar de las Hadas. ¡Espero que la disfrutéis!


A182UT07tzL._SR600,315_SCLZZZZZZZ_
Beatriz G. Lopez: Hola, Anna. En primer lugar, gracias por responder estas preguntas. La primera de todas es, inevitablemente, acerca de ti. Si tuvieras que elegir una frase para definirte como persona, ¿cuál elegirías?

Anna Kholodnaya: Hola, lo primero que quiero es darte las gracias por interesarte en el libro.
Optimista. Siempre intento verle el lado bueno a las cosas ya que creo que todo tiene solución y si no lo tiene no hay por qué preocuparse.

B: El despertar de las hadas está cargado de fantasía. ¿Es este el género con el que más cómoda te encuentras escribiendo? ¿Hay algún otro que disfrutes especialmente?

AK: Me gusta la fantasía porque te transporta a mundos diferentes al nuestro pero disfruto con todos los géneros literarios, así que no descarto probar algún otro próximamente.

B: Y sacando ya a relucir el tema de la magia, ¿con cuál de los cuatro elementos (tierra, aire, agua y fuego) te identificas más?

AK: Yo soy fuego. Nace de la combustión y arde, hay que tener cuidado porque quema, luego desaparece dejando cenizas a su paso, así soy yo.

B: ¿Por qué hadas? ¿Qué tienen estos seres mágicos que te han hecho escogerlos para protagonizar esta historia?

AK: Las hadas tienen muchas similitudes con los humanos y, aunque la historia es fantasía, va en una línea paralela a la vida real.

B: Dana es la joven protagonista de El despertar de las hadas. A sus dieciocho años recién cumplidos descubre que existe una realidad más allá de lo que jamás habría podido imaginar. ¿Cómo surgió esta idea?

AK: La idea surge de que lo he leído en cientos de historias, me ha gustado y he querido plasmarlo en la mía. A los lectores de fantasía nos entusiasman los mundos paralelos y los portales, la diferencia de cada libro es lo que encontramos al otro lado.

B: Dentro del mundo en el que encontramos a las hadas, también llamadas “faes”, existen otro tipo de criaturas. ¿En qué tipo de mitologías te basaste para llevarlas a tu novela?

AK: Me basé en la cultura popular. Todas las criaturas que salen son conocidas por otros cuentos famosos, así que además de la descripción que yo te dé de ellas, las puedes identificar de forma rápida y fácil.

B: Tal vez pueda hacerme una idea de la respuesta a esta pregunta, pero aun así tengo que

Image Emerald Fairy A New Take On Celtic Fairies Download
wallpapersafari

formularla. El lugar humano donde transcurre parte de la trama es Irlanda. ¿Por qué la escogiste?

AK: La escogí porque me gusta la cultura celta e Irlanda es origen de hadas y duendes. Es un lugar que tiene unos paisajes preciosos y además me gusta enseñar algo de cultura en mis historias, en este caso el deporte olímpico de allí. Hay lugares que transmiten más fantasía que otros.

B: En El despertar de las hadas, pese a la temática y a lo que se pueda pensar antes de comenzar a leerlo, se atisba oscuridad donde debería haber más luz. Bajo mi punto de vista, transmites que no es oro todo lo que reluce (entre otras cosas). ¿Fue una moraleja que querías introducir desde un principio o fue surgiendo conforme escribías la historia?

AK: Es una idea que siempre está ahí porque los lugares perfectos, por muy mágicos que estos parezcan, no existen. Todas las luces tienen sombras y hasta la oscuridad tiene algo de luz.

B: ¿Alguna de las experiencias que has vivido ha quedado plasmada de alguna forma en el libro? ¿Te has inspirado en alguna persona real para crear algún personaje?

AK: Lo confieso, soy un poco Dana. Tenía mi mundo, cambió, estuve un poco perdida y me adapté. Con alas o sin ellas muchos pasamos por los mismos caminos.

B: Sabemos que las hadas siempre se han descrito de muy diversas maneras. ¿Qué es lo que hizo que te decantaras por unos seres alados?

AK: Son unos seres que me han fascinado en versión adulta. Me parece que las alas dan majestuosidad a quien se las pongas, tanto si es persona como caballo.

B: ¿Tienes pensado que haya una continuación?

AK: No, es un libro autoconclusivo.

B: ¿Qué tiene que tener la personalidad de un personaje para que te sientas cómoda manejándolo? ¿Cuál es el tipo de personaje con el que te resulta más complicado escribir?

AK: Me cuestan mucho los personajes retorcidos, que todo lo analizan, porque yo soy bastante simple. Me siento a gusto cuando los personajes describen sensaciones y sentimientos.

B: En cuanto a tu faceta como lectora, ¿cuál es tu libro favorito? ¿Y tu personaje literario preferido?

AK: En mi faceta de lectora juvenil, era fan de la saga Harry Potter. Me gustaba Bella de Crepúsculo en mi versión adolescente y, en mi versión adulta, todavía me queda mucho por leer para encontrar a ese personaje que me fascine.

B: Si tuvieras que elegir la historia de un libro para vivir en su interior, ¿cuál sería? ¿Por qué?

AK: Yo también hubiera viajado a Hogwarts a estudiar magia para pelear contra los mortífagos. La meta sería acabar con el mal, y tendría las herramientas necesarias y a las personas adecuadas.

B: Por último y para despedirnos, una pregunta relacionada con la primera. ¿Cuál es tu cita literaria favorita?

AK: Creo que si hubiera tenido alguna cita favorita se me hubiera grabado en la memoria. Pero mi memoria de pez me impide los favoritismos.

#SemanaAutopublicados

_20170726_121718

¿Autopublicado? Cualquiera puede hacerlo. No merece la pena, no será bueno.
¿Autopublicado? Seguro que tendrá una mala maquetación y ni estará corregido.
¿Autopublicado? Eso es porque le han rechazado en todas las editoriales.
¿Autopublicado? No tiene ningún mérito, solo tiene que enviar su archivo y ya.

¿Autopublicado? NO.

Estas podrían ser, entre otras, las cuestiones que uno puede escuchar por ahí acerca de la autopublicación. Bajo mi punto de vista, normalmente proceden de gente que no tiene mucha idea de lo que está hablando. Es así como se forman los estereotipos: uno tiene unos conocimientos adquiridos en base a unas pocas experiencias y a la imagen que percibe de, pongamos, un colectivo; no se molestan en contrastar esta información, puesto que podría desmontar sus esquemas mentales y pocas veces estamos dispuestos a admitir que no llevamos razón.

No puedo hablar por todos aquellos que autopublican, pero pondría la mano en el fuego por ellos al afirmar que, como yo, no se conforman con un archivo mediocre que subir a la plataforma de turno. Además de la creación de la historia (que de por sí es un mundo aparte), este proceso conlleva:

  • La lectura y relectura de la obra: por uno mismo y por lectores cero, quienes te impulsan a mejorar.
  • La corrección y vuelta a corregir: porque, sí, ya puedes leerlo mil quinientas veces, que siempre se colará alguna maldita errata.
  • La maquetación: debes formarte no solo en el uso del programa en cuestión sino en las reglas a seguir para un resultado óptimo.
  • La creación de la portada: que sea llamativa pero no recargada, que aporte intriga y que a la vez esté relacionada con el contenido, que atraiga pero que sea original… Y un largo etc.
  • La creación de la sinopsis: véase el punto anterior.
  • Todo el proceso de publicidad. Darse a conocer no es fácil, sobre todo si además eres novel, puesto que estás solo y hay, en cantidad, mucha competencia. Debes convencer de que tu obra merece ser leída. Y ahí comienza todo el movimiento en la red: blogs, redes sociales y medios de comunicación. Creas y participas en iniciativas, eventos y otras actividades. Y procuras no hacer spam. Todo el mundo sabe lo que molesta que te bombardeen a información sin respeto.

Todos estos son los ingredientes que te ayudan a nadar a contracorriente. Porque es a contracorriente. Nada te asegura que, a pesar de tu esfuerzo, vayas a llegar a más gente. Ya no digo vender, sino conseguir que te lean. Pero ¿sabéis qué? LUCHAS PORQUE ES TU SUEÑO.

Así que, como veis, NO es solamente “enviar el archivo y te desentiendes”. Una vez haces eso, la aventura no ha hecho más que comenzar.

En cuanto a que no será bueno… Los prejuicios, como en todo, juegan un papel muy importante aquí. Creo que, para forjar una opinión, hay que conocer el producto. Si no lo has consumido, en este caso leído, ¿cómo puedes afirmar que lo que te ofrezco es malo? Idea que extiendo a la corrección y la maquetación. Porque una vez hayas dado con una pipa rancia no significa que la bolsa entera lo esté, y mucho menos todas las pipas del mundo.

Con respecto al tema de las editoriales… Lógicamente son un gran motor, un motor gigante dentro del mundo literario. Hay editoriales, la mayoría, que hacen un trabajo impecable con el material con el que trabajan. Y no solo me refiero al libro en sí, sino al autor y todo el trabajo e ilusión que ha puesto en el proyecto. Sin embargo, otras (por desgracia) tratan al escritor de un modo poco correcto (y no digamos si eres novel), sin contar las carencias de corrección, maquetación y publicidad. Porque sí, lectores, hay editoriales que no realizan nada de esto cuando deberían porque es su trabajo. Así pues, la mala calidad no se puede achacar solo a los autopublicados, ¿verdad? La mala calidad surge ante la falta de interés y compromiso, da igual quién se encuentre detrás.

Tampoco se puede negar que muchos autores recurren a la autopublicación porque las editoriales a las que ha enviado su manuscrito les han rechazado. Pero esto no supone un motivo de vergüenza, sino más bien de admiración: a pesar de la negativa, quieren seguir adelante con su trabajo y su sueño. Sin embargo, no siempre se escoge este camino por ese motivo. Y así fue en mi caso.

Comencé publicando El presagio de Horus con editorial, ya que fui ganadora de un concurso literario y ese era uno de los premios. Pero, varios meses después, decidí no renovar el contrato porque no estaba de acuerdo con lo que la editorial me ofrecía con respecto a mi obra. No hablo de dinero, pero no voy a ser más explícita porque considero que los trapos sucios se lavan en casa. En cualquier caso, no me trataron mal. Pero yo necesitaba ir más allá y ellos tenían otros intereses. Bien, de acuerdo, ambos aceptamos. Al no renovar, nadie me publicaría el libro, saldría de la venta. Si contactaba con editoriales, podrían llegar a pasar meses sin recibir respuesta y no estaba dispuesta a tirar por tierra lo que había conseguido con la primera edición. Decidí autopublicar para poder mantener la obra al alcance de cualquiera que tuviera interés por ella. Y, algo muy importante, de esta forma mi opinión serviría.

En cuanto a la saga 13 Milímetros… Es un proyecto de casi una década, muy especial para mí. Y ya tenía experiencia con la autopublicación. Si soy sincera, no quería tampoco enviarlo a editoriales y que el tiempo jugara en mi contra… Quería publicarlo ya, mostrarlo y sentir que estaba cumpliendo con mi gran ilusión, aquella que comenzó sin ninguna expectativa y solo por el placer de escribir. Así nació Scorpio, el primero de cinco volúmenes. Sí, cinco, porque de otro modo salían libros muy gordos. Si ya es difícil que apuesten por ti siendo autopublicado y novel, el grosor excesivo tampoco ayuda. De esta forma, por entregas, ya vas dando a conocer lo que tienes por ofrecer, y darles la oportunidad de que conozcan la historia. Y dármela a mí misma también.

No tengo ningún problema en escribir esto con absoluta sinceridad. Es lo que opino acerca de la autopublicación y de los clichés que han de romperse al respecto. Esto es lo que soy. Y, ojo, NO es una crítica a las editoriales. Su labor es imprescindible y magnífica para los escritores y, por ende, para los lectores. Simplemente defiendo la vía alternativa. Detrás de cada escritor hay unas razones que le llevan al lugar en el que está ahora, y no tenemos por qué conocerlas. Quizá sean diferentes a lo que uno está juzgando, ¿verdad?

Los juicios… ¡Ay los juicios! Todos tenemos los nuestros, es algo que no nos pueden quitar y tenemos todo el derecho a emitirlos. El problema aflora cuando nos olvidamos de que se trata de algo personal y subjetivo, no universal.

Espero que todo el esfuerzo que se está llevando a cabo para derribar estos estereotipos dé sus frutos. Incluso si algún día vuelvo a trabajar con editoriales, seguiré pensando lo mismo y animando a que la gente no se venga abajo solo porque las puertas tradicionales no se han abierto para ellos aún. No hay nada más bonito que perseguir un sueño, ni nada más satisfactorio que conseguirlo. Cualquiera puede autopublicar, sí, pero no todo el mundo está dispuesto a trabajar tan duro en este camino solitario.

¿Solitario? NO.

Por todos aquellos que están conmigo, que me apoyan, que me han dado una oportunidad, que me ayudan a mejorar, que me alientan, que comparten mis publicaciones e inquietudes. Que me leen. Y, en especial, por mi chico, pues su inestimable colaboración hace que todo esto sea posible. GRACIAS.

Mekronos (Gema López Sánchez)

cz9-ccpwiaadv0r
“Tendrías que haberte retirado a tiempo de esto. Ahora ya no tiene remedio. TE MATAREMOS”

Esmeralda era una universitaria normal y corriente hasta que conoció a Mekronos, una inteligencia artificial que ha conseguido acceder al mundo físico convertido en un tatuaje con forma de dragón. Mekronos puede convertirse en cualquier cosa y es prácticamente indestructible, pero está obligado a vivir pegado al cuerpo de Esmeralda porque es un simbionte. El mundo digital del que proviene Mekronos se llama Aicran y en este momento está siendo controlado por Metatrón, una organización secreta con sede en Madrid. La cosa se complica cuando Nargos, un grupo terrorista que tiene acceso a Aicran, amenaza a Esmeralda y a sus seres queridos. Esmeralda y Mekronos se verán obligados a tomar partido en una discreta guerra a través de los dos mundos.


Ya tenía ganas de hablar acerca del libro de Gema López Sánchez. La conocí a través del grupo de Whatsapp “Bloggers Literarios“, del que formo parte. No pude participar en la Lectura Conjunta de Mekronos que las chicas organizaron, pero no podía perderme la oportunidad de leerlo por mi cuenta. Eso es lo que hice en cuanto tuve hueco. Entre los exámenes de la universidad y otros proyectos tardé con el libro bastante más de lo que me habría gustado, pero más vale tarde que nunca. Comprobé por mí misma que las reseñas no mentían: la buenas puntuaciones de esta novela están justificadas. Novela que, por cierto, ya tengo firmada.

¿Quién es Gema? Estudiante de doble grado de Periodismo y Comunicación Audiovisual, ha ganado varios premios literarios y quedado finalista en otros, cuenta con menciones distinguidas en el ámbito académico, es autora de otros libros (su primera novela publicada se llama Cuentos para despertar), y además es directora y locutora de su propio programa de radio, La Agenda Compacta FM (Radio Villalba, 107.4 FM). Ahí es nada. Podéis visitar su página web aquí y ver el booktrailer de Mekronos aquí. El blog literario La Contraportada también es suyo.

Cuando empecé a leer Mekronos, admito que en las primeras páginas me costó un poco hacerme al libro. Y no es porque Gema se explique mal, sino porque ha creado unos mundos y unos conceptos tan originales que todo es nuevo. De hecho, se explica tan bien que al final de la historia incluye un glosario para la gente que, como yo, necesite aclararse con los términos. Así que es bastante fácil hacerse con el significado de los nuevos conceptos.

En esta historia, el mundo físico no es el único real. Encontramos de forma paralela el mundo virtual, Aicran, que mora en Internet. A su vez, esta Red Tangible está formada por otras cuatro partes con sus correspondientes funciones: desde bancos de información, hasta mapas creados a partir de conexiones a la red, pasando por los espacios de usuario y por los espacios de las Inteligencias Artificiales. Las IAs son programas, páginas, protocolos y códigos con conciencia de sí mismos y que, a su vez, siguen realizando la función para la que fueron creados. Así, son capaces de razonar, aprender y tener sentimientos. A lo largo de la novela se ve cómo estas IAs se relacionan con algunos seres humanos de forma peculiar. Creo que esto es lo único que quiero revelar sin destripar nada, porque el entramado entre todos estos términos está muy bien narrado por la autora. Y porque estas relaciones guardan sus curiosidades especiales…

Con estas breves pinceladas del marco, ya puedo ir más allá. La cuestión es que un grupo terrorista, Nargos, está intentando expandirse por Europa empezando por España. Y he aquí uno de los puntos interesantes de la historia: España es el único lugar que, por razones que no voy a desvelar, cuenta con el acceso a estos mundos digitales. Metatrón es una organización secreta que tratará de hacer frente a esta amenaza, y para ello tendrá que relacionarse con los personajes principales y hacerles pasar por situaciones y pruebas realmente duras. Pero ya podéis haceros una idea de esto por la sinopsis. No seré yo quien revele más detalles acerca de la trama, pues merece mucho la pena que os hagáis con esta lectura y vayáis desentrañando las incógnitas por vosotros mismos.

Ahora bien, los personajes… Digo desde ya que tengo que hacer verdaderos esfuerzos por no convertir esta entrada en una fuente de cientos de líneas. No puedo hablar de los protagonistas todo lo que me gustaría, porque no entra en mis planes hacer spoiler, pero voy a retratarlos del mejor modo que pueda.

esmeralda
Esmeralda

Comenzaré con Esmeralda. Se trata de una universitaria morena de ojos violeta, guapa. Real. Es irónico en esta historia, pero real. Con sus virtudes y sus defectos. Tiene un carácter fuerte, determinación, y en ocasiones es un poco bastante áspera. Tengo que confesar que necesité mi tiempo para acostumbrarme a ella, tal es su carácter arrollador. Pero poquito a poco Esmeralda va mostrando su corazón al lector, no tanto al resto de personajes, y entonces entendí el porqué de muchos de sus comportamientos. Creo que ese es el punto exacto en el que le cogí un cariño inevitable.

“La familia no la hace la sangre. La familia son las personas que te quieren por cómo eres y que siempre estarán ahí si las necesitas, pase lo que pase”

Ella forma parte del tipo de personas a las que no puedes conocer si no rascas un poco más, a las que les interesa que se vea de ellas una imagen que a veces no es la correcta…

“No todo el mundo es tu enemigo, aunque te empeñes en creer que sí”

Con estas palabras se dirige a ella Mekronos en una ocasión. Si ya el tema de las IAs me había dejado maravillada, este personaje directamente me encanta. Es lo original de lo original. Una IA biológica que, por ciertas razones, vive gracias a Esmeralda. Se funde con su piel a modo de tatuaje, que además puede ser más grande o más pequeño, tomar una forma u otra. Y no solo eso, sino que puede proyectarse fuera. También es capaz de otorgar a la chica una capacidades alucinantes que más de uno querríamos para nosotros. Mekronos suele elegir el aspecto de un dragón, aunque de vez en cuando adquiere la forma humana de un chico atractivo de cabello oscuro. Tiene una personalidad seria, correcta. Se esfuerza mucho por entender a Esmeralda, pues ella en ocasiones es puro fuego. También respeta su privacidad y la ayuda en todo lo que puede. Es capaz de deducir el estado de ánimo de su compañera al captar variaciones de sus diferentes niveles fisiológicos. Entiende lo que significa su llegada a la vida de la universitaria y trata en todo momento de hacerle todo más fácil. Muchas de las reflexiones de Mekronos son de lo que más me ha llegado del libro…

“Yo no soy humano, no vivo la vida con tus criterios, ni veo el mundo con tus ojos. Pero hay algo que sí conozco, el instinto de autoconservación, el querer sobrevivir, y no entiendo por qué te empeñas en ponerte en peligro con este misterio”

“Tener algo bueno que contar y que no le importe absolutamente a nadie… Eso sí que debe ser terrible”

Quiero hablar también de Lázaro, de pelo claro y ojos dorados. Creo que encaja a la perfección en el típico chico “más bueno que el pan”. No hablo físicamente, aunque tampoco lo descarto, sino como persona. Al principio de la historia vemos cómo sale mal parado de una relación y a partir de ahí su vida se vuelve patas arriba. Conoce a Cliver de un modo demasiado peculiar. Cliver es su IA. Y Cliver es mi personaje favorito. Llegados a este punto, sería lógico pensar que en este caso debería ser de quien más hablara. No será así, al igual que tampoco voy a comentar acerca de la formas que adopta. Lo que sí quiero decir es que, al igual que Mekronos con Esmeralda, es capaz de transformar el cuerpo de Lázaro en según qué ambitos…

cartel-1
Fan Art de Esmeralda y Lázaro

Aunque Cliver no aparece en esta imagen, está presente en Lázaro. Tengo que confesar que la personalidad, comentarios y ocurrencias de Cliver me han arrancado más de una sonrisa (y de dos, y de tres, y de cuatro…).
La relación de amistad entre Esmeralda y Lázaro atraviesa diferentes etapas y esta evolución avanza conforme lo hace la historia, según vamos viendo cómo son cada uno de estos dos personajes. Ambos son muy distintos y me encanta cómo se complementan. Esa es la clave muchas veces…

“La gente es muy egoísta, casi todos te quieren por interés, pero… Precisamente por eso, hay que intentar mantener cerca a las personas que valen la pena”

Y es que nuestro Lázaro sabe muy bien de lo que habla…

Existen más personajes dignos de mención (hay un burricornio, no digo mas…), más aspectos que me gustaría muchísimo comentar, más emociones que me encantaría señalar. Pero creo que merece la pena leer todo esto en el libro, de verdad. Tenía las expectativas altas y las ha superado con creces. Personalmente, me quedo con muchas incógnitas, que comentaré aunque no haya hecho referencia antes a ello. ¿Qué pasó con Miriam? ¿Cobrará Julio más importancia en la segunda parte? ¿Recibirá Luis lo que se merece? Además de todas las preguntas que me hago con respecto al desarrollo de la trama.

Como ya nos adelanta Gema en la sinopsis, la sede de Metatrón está en Madrid, así que es una ciudad que recoge buena parte de la historia. La autora ha sabido hilar aspectos de la realidad con su propia ficción. Solo hay que ver lo que ocurre en el Edificio España y la explicación que nos da de por qué nadie se da cuenta de ello…

Por otro lado, hay escenas verdaderamente duras que no se alejan demasiado de ciertos hechos que, por desgracia, también ocurren en la realidad. Parte de esa cara tan miserable del ser humano…

c2y8-q1xgaa5jny

En fin, que ya paro. Al final no me ha salido muy bien eso de conseguir que esta publicación no me ocupara quinientos kilómetros. Porque es que ahora hay más. Como cada reseña que hago, traigo la entrevista a la escritora. Sí, a la misma a la que odio por haberme dejado con tanta intriga de cara a la segunda parte 😛 Ha tenido la amabilidad de responder a mis preguntas y es lo que quiero compartir a continuación.

¿Os lo he dicho ya? Es un libro que no se puede dejar escapar. Es muy fácil enamorarse de él.

¡Todo el mundo a leer Mekronos!


 

1471186543_whatsapp-image-2016-07-31-at-225124j
Gema López Sánchez, autora de Mekronos

Beatriz G. López: ¡Hola Gema! Muchas gracias por aceptar esta entrevista. Revisando tu biografía vemos que todo lo que has logrado hasta el momento es digno de admiración. ¿Cómo se viven en primera persona todos estos éxitos?

Gema López: La verdad es que no sé qué responderte… Por lo general no me paro a pensar en lo que ya he conseguido, sino que me centro en lo que quiero conseguir en el futuro y trabajo duro día a día por ello.

B: ¿Y qué nos puedes contar sobre ti que no esté recogido sobre el papel?

GL: Actualmente no sé si hay algo sobre mí que no esté recogido en papel o de forma online. Todo el mundo parece saber más sobre mí que yo misma jajaja.

B: ¿Cuál es el primer recuerdo que tienes que te une a la escritura?

GL: Creo que un pequeño diario horrible que alguien me regaló cuando tenía siete u ocho años. En vez de usarlo para contar mis secretitos, me puse a escribir y a dibujar en él. Me parece que mi primera historia fue sobre piratas que viajaban en el tiempo, pero años después lo leí y era horrible jajaja.

B: ¿Cuál es el tipo de personaje con el qué más cómoda te encuentras a la hora de escribir?

GL: Me gustan los personajes creíbles y verosímiles, con virtudes y defectos. Adoro cuando un personaje evoluciona y atraviesa diferentes fases. Odio los estereotipos y los personajes planos. Escribir con un personaje así puede parecer difícil, pero creo que es más gratificante que crear a un bueno buenísimo o a un malo malísimo.

B: Estoy muy de acuerdo. ¿Y qué crees que pueden tener en común los diferentes protagonistas de tus historias?

GL: Nunca me había parado a pensarlo… Mis protagonistas por lo general son bastante diferentes entre sí. Julie de Cuentos para despertar es una chica tímida, despistada, ensimismada y retraída; mientras que Esmeralda de Mekronos es una chica decidida, fuerte, valiente y hasta un pelín brusca… Además de todos los protagonistas de un montón de relatos que no tienen nada que ver los unos con los otros. Supongo que lo que todos mis personajes tienen en común es que suelen enfrentarse a grandes problemas que les hacen cambiar su punto de vista sobre todas las cosas… Y a pesar de todo, ganen o pierdan, no se rinden.

B: Esta que acabas de decir es una virtud que valoro mucho. Vayamos con Mekronos… Me ha resultado un libro muy original. Aquí podemos encontrar no solamente Inteligencias Artificiales que interactúan con los seres humanos, sino también otras realidades más allá del mundo físico. ¿Cómo surgieron todas estas ideas en tu cabeza?

GL: No tengo ni idea. Sé que suena ridículo que una autora diga que no sabe en qué se basó para crear su novela, pero solo sé que estuve durante casi un año experimentando con la historia de Mekronos, al principio ni siquiera iba a ser ciencia ficción, sino una historia de terror que nada tuviera que ver con Aicran. Simplemente escribí y reescribí el guion de la historia añadiendo y quitando ideas hasta que estuve satisfecha con el resultado. Para ser sincera, no pensé que el libro fuese a cosechar esta popularidad, yo lo escribí para pasármelo bien y ni siquiera creí que lo publicaría. Lo que hice fue escribir la historia que a mí me habría gustado leer.

1391539590_941285_1391539875_noticia_normal
Edificio España (Plaza de España, Madrid)

B: Un detalle que me ha gustado ha sido que la mayor parte de la trama ocurra en Madrid. ¿Los lugares exactos que has escogido tienen algún significado en especial?

GL: Son sitios que me gustan y que conozco. En pos de darle verosimilitud a la obra, incluí lugares que conocía de primera mano y que podía describir bien. A veces estaba en un sitio y me decía a mí misma: “Ey, esta escena que tenía pensada podría suceder aquí”. Además, estaba harta de que todos los libros de ciencia ficción tuvieran su sede en Estados Unidos.

El único lugar que aparece en el libro con el que sí siento una fuerte conexión es Plaza de España, concretamente el Edificio España. Fue el primer lugar en el que estuve en Madrid con mis amigos. Recuerdo que les pregunté qué había en ese edificio tan grande y cuando me dijeron que estaba abandonado no me lo creí. Era capaz de pasarme horas imaginando las cosas que podrían pasar en ese lugar, y al final (en mi cabeza) acabó siendo nada más y nada menos que la sede de Metatrón.

B: ¿Crees que el doble grado que estás estudiando ha sido determinante a la hora de desarrollar los mundos que aparecen en Mekronos?

gema
La autora en su programa de radio La Agenda Copacta FM

GL: No sé si en los mundos habrá tenido algo que ver, pero desde luego me ha condicionado. El periodismo está presente en el libro porque es la profesión que quiere ejercer la protagonista, y hace que tenga una serie de conocimientos y de puertas abiertas que influyen en el desarrollo de los acontecimientos de la trama. Además, estoy acostumbrada a escribir con el “lenguaje periodístico”, por eso mi escritura no tiene casi adornos y es simple y directa. Suelo ir al grano. Esto es un método de escritura que nos enseñan desde el primer año y se resume en el método KISS (Keep It Simple, Stupid), “Hazlo simple, estúpido”. Tal vez por eso odio ser rebuscada y trato de no aburrir al lector con descripciones ni florituras.

Comunicación audiovisual me sirvió porque me aportó recursos artísticos que venían del cine y los apliqué a la novela; como la forma de presentar a un personaje, el cambio de escenas, las elipsis, etc. De hecho, algunos me han dicho que les gustaría ver una película del libro, no sé si tendrá algo que ver.

B: Por cierto, ¿cuál es el origen del nombre del personaje que le da el título al libro?

GL: No lo sé. Me hicieron la misma pregunta hace poco y si soy sincera se me ha olvidado. Mekronos es el protagonista, pero no recuerdo cómo se me ocurrió este nombre. Cuando me acuerde os lo diré.

B: Como he señalado arriba, Esmeralda es una chica de presencia fuerte, con carácter. ¿Cuánto de ti queda reflejado en ella?

GL: Supongo que tiene algo de mí, como todos mis personajes. Esmeralda pretende representar ese “lo que no te mata, te hace más fuerte”. Es posible que sea mi álter ego.

B: Si estuvieras dentro de esta historia, ¿cómo crees que sería tu relación con los diferentes personajes principales? ¿Cómo podría ser tu IA?

GL: Si estuviera dentro de la historia creo que no sería una receptora, sino una chica normal como Safa o como Miguel que quisiera ayudar al resto de personajes.

B: A lo largo del libro van apareciendo diferentes personajes tanto femeninos como masculinos. Arriba he hablado de algunos de ellos. ¿Te han llegado comentarios de lectores haciendo conjeturas sobre los diferentes emparejamientos amorosos que pueden hacerse? Si es así, ¿cuál es el que te ha parecido más curioso?

GL: Sí me han llegado (vaya que si me han llegado…). El más curioso es sin duda el de Cliver y Mekronos. De hecho, la persona que propuso esta paraje incluso hizo un fanfiction erótico gay en Wattpad (podéis leerlo aquí).

B: ¿Cuál es la parte de la trama que te resultó más dura de escribir?

GL: La escena del ascensor del Edificio España. No quiero hacer spoilers, pero es una escena que me pilló en un momento en el que las musas no me querían mucho y la tuve que reescribir al menos cinco veces.

1211j
Fan Art de Mekronos y Esmeralda

B: Mekronos ocupa unas buenas posiciones en Amazon y las opiniones en la red son bastante positivas. Creo que esto es un aliciente suficiente como para animar a su lectura. Pero ¿qué les dirías a quienes todavía no lo han leído? ¿Qué pueden encontrar en el interior del libro?

GL: Creo que pueden encontrar una historia diferente y original. Suena al típico reclamo que hacen los autores, pero creo que hay pocas novelas que incorporen dragones, tatuajes vivientes, inteligencias artificiales, narcotraficantes, organizaciones secretas y un burricornio. Prometo sorprender.

B: Bueno, eso desde luego. Original lo es, y mucho. Y para quienes hemos disfrutado de él, ¿qué nos espera en la que será la segunda parte?

GL: La respuesta a todos los misterios que planteaba la primera parte y… cómo no, los shipeos amorosos entre los personajes 😉