Entrevista en Un libro y té

img-20161217-wa0015
En Plaza de España (Madrid) con Loles y Anthea

Cuando te llega un correo cuyo asunto es “Problemas técnicos jajaja” nunca te imaginas que detrás del mismo se esconde una persona tan bonita. Bueno, pues así me sucedió a mí. Loles, mi amiga y autora de aquel mensaje, es la chica adorable que se encuentra detrás del blog literario Un libro y té. Aprovecho ahora para recomendarlo, puesto que sus reseñas y otras publicaciones en relación con el fantástico mundo de la literatura me engancharon desde el primer día. Además, ahora mismo está de celebración pues hace poco superó los 600 seguidores. ¡FELICIDADES!

Y precisamente de su blog quería hablar hoy.

Cuando me ofreció la posibilidad de hacerme una entrevista me puse muy contenta. Responder a las preguntas no solo fue especial por lo que significa, sino también por quién es la autora de la misma. La podéis leer aquí. Y lo único que puedo hacer al respecto es dar las gracias por esta acogida tan bonita y emotiva, tanto a mí como a El presagio de Horus.

Como veis en la fotografía, pude conocerla en persona este mismo mes. Tanto ella como Anthea, del blog El Escondite de Anthea, vinieron a Madrid. No podía perderme la oportunidad de quedar con ellas. Y, además de la gran experiencia que supuso este encuentro (una prueba más de que la Navidad une a las personas), nos llevamos también una anécdota que ella misma cuenta en la entrada que enlacé en el párrafo anterior. Por mi parte, también traje conmigo a casa un regalito adelantado: haber pasado la tarde con estas dos personitas increíbles.

Seguramente esta sea la última publicación de este 2016, así que solo me queda desearos a todos una feliz salida de año y una mejor entrada del siguiente. ¡Gracias por estar ahí!

¡FELIZ NAVIDAD!

Presentación “Solo quiero que me beses” (Patricia Bermejo)

asdf
Imagen: Librería Bravo

¿Os acordáis de aquella entrada que contenía una entrevista a Patricia Bermejo y una reseña de su libro Solo quiero que me beses? Pues bien, ayer estuve en la presentación. Tuvo lugar en un lugar muy coqueto de Fuenlabrada: la Librería Bravo. Como ya me había leído el libro, esta charla entrañable hizo que me zambullera de nuevo en la historia de Simón y Julia.

gh
Marisa Rubio y Patricia Bermejo

La presentación estuvo a cargo de Marisa Rubio, también escritora, y he de decir que supo llevarla por una línea que nos mantuvo a todos atentos.

No solo trataron el argumento de Solo quiero que me beses, sino que también se habló del marco histórico, cultural, social y político de los años ochenta del siglo veinte. Para mí, que nací precisamente a finales de esta década, me resultó muy interesante conocer de primera mano algo más acerca del Alcalá de Henares de aquella época. La época de Julia y Simón.

Fue una exposición de ideas muy amena. Temas como la problemática del embarazo adolescente y el consecuente repudio familiar, el maltrato hacia la mujer y la normalidad con la que se afrontaba por aquel entonces, la seguridad con la que los niños jugaban en la calle, la pureza de la infancia en contraposición a las dudosas intenciones de los adultos… A pesar de que en la actualidad se han hecho avances en cuanto a estos temas, es evidente que nuestra sociedad tiene que trabajar mucho todavía para mejorar. Si leéis esta novela, podéis encontrar que en los años ochenta todo esto estaba a la orden del día.

img_20161105_130428
La autora nos señalaba una de las fotografías de su repertorio personal

Patricia tuvo el detalle de, además de enseñarnos el Booktrailer, mostrarnos una presentación que recogía fotografías antiguas de la ciudad que le da vida a la historia. La casa de Miguel de Cervantes tal y como se podía observar en aquellos años, los edificios a medio construir en un Alcalá de Henares donde predominaba el campo, las calles del pasado, cómo eran los niños que por ellas paseaban…  Creo que fue un gran acierto. La imaginación es una potente herramienta para bosquejar los escenarios de una narración, pero una base de imágenes puede ayudarnos mucho en esta tarea.

Cuando el evento ya estaba finalizando, hubo más sorpresas. Patricia preparó un sorteo de dos ejemplares de una de sus obras que verá la luz en los próximos meses. No fui una de las afortunadas pero me habría gustado mucho. ¡Fue un detallazo! Estaré atenta a sus próximas novedades, como estoy segura que harán el resto de presentes.

aer
Una bonita foto que plasma el ambiente familiar y agradable que tuvo lugar a lo largo de toda la presentación

No conocía la Librería Bravo y me llevé una muy grata impresión. Un local fabuloso, perfecto para que uno se deje perder entre sus libros y su acogedor ambiente literario. Manuela, la dueña, derrochaba amabilidad. Imposible no nombrarla. Desde aquí, recomiendo encarecidamente este lugar.

img_20161105_133302

 En cuanto a Patricia, ¿qué puedo decir? Además de una gran escritora, es una mujer muy cercana. Es difícil no contagiarse de su simpatía. Muy atenta a los demás durante todo el tiempo que duró la presentación. En mi caso, desde que entré por la puerta hasta que por ella salí.

Recordad que si queréis saber más acerca de su obra, podéis visitar mi anterior entrada, donde hice un pequeño análisis de la misma (el enlace, al principio de esta misma publicación).

Y antes de despedirme, decir que toda esta gran experiencia y baño de encanto no es lo único fantástico que me llevé de la Librería Bravo. Pero de eso, lectores, ya hablaré otro día…

¡Feliz domingo!

¿Qué es una hermana?

58f788ba-2d98-46a9-ad5f-ce519ee796e5
Imagen: heathertheurer.com

Si consultamos el diccionario de la Real Academia Española, una hermana es la que tiene en común con otra el mismo padre y la misma madre, o solo uno de ellos.

Discrepo. La biología es inexacta. No puede explicar lo que existe más allá de los lazos genéticos. Más allá de la sangre. Porque una hermana es aquella persona…

… que sientes siempre contigo, se encuentre en otro país o a tu lado en el sofá.

… con la que puedes contar ante los problemas, ya sean las doce de la mañana o las doce de la noche.

… que no te juzga.

… que te comprende y te apoya en las situaciones difíciles.

… que te llama por teléfono solamente para reírse y después colgar.

… con la que puedes fangirlear de casi cualquier cosa.

… con la que discutes y al poco tiempo ya vuelves a las tonterías.

… a la que puedes enseñar y con la que puedes aprender.

… para la que guardas un sitio especial en tu corazón.

… con la que puedes reírte hasta que te duela la tripa por la estupidez más absurda, aunque los demás no entiendan qué es lo que está ocurriendo.

… con la que puedes intercambiar ropa, e incluso quedártela por un tiempo.

… con la que puedes sacarte cien selfies, noventa y siete de ellos poniendo gestos ridículos.

… con la que puedes hablar tanto de temas banales como serios, y en cualquiera de los casos saldrán a relucir de los mejores consejos que te pueden dar.

… por la que darías todo cuanto esté en tu mano; y si no lo está, lucharías por conseguirlo.

… con la que te ríes histérica en una atracción vertiginosa, en lugar de gritar.

… con la que compartes juegos de pequeñas y confidencias de mayores.

… a la que quieres incondicionalmente.

Tu chimenea en invierno, tu brisa en verano. Tu trébol de cuatro hojas, tu polvo de hadas. Tu rosa de los vientos, tu ángel de la guarda. Tu estrella polar. Una hermana es, en definitiva, una extensión de tu alma.

 

Beatriz G. López