Solo quiero que me beses (Patricia Bermejo Gallego)

solo-quiero-que-me-beses

Simón recibe la noticia de que Julia, una amiga por la que siente un profundo amor, está embarazada de otro hombre.

A pesar de las dificultades, Simón decide ayudarla sin tener en cuenta la opinión de los demás. Enfrentándose a su propia familia, Simón poco a poco descubrirá las visicitudes sociales a las que se expone una futura madre adolescente y soltera en la España de los años 80.

 

 

 


Hoy es el turno de hablar acerca de Patricia Bermejo Gallego. Conocí a esta escritora madrileña el pasado 26 de mayo en la Feria del Libro de Fuenlabrada. Ella se encontraba precisamente en la caseta de Entrelíneas Editores. Ese día quería llevarme un nuevo libro a casa y estuve debatiéndome entre varios. Finalmente escogí el suyo. Dedicado como está, ahora ocupa su lugar entre el resto de mi extensa colección en la estantería.

Tengo que reconocer que el género romántico no es uno de mis favoritos, pero disfruté leyendo Solo quiero que me beses. Se trata de una novela cortita, tan solo tiene 121 páginas. Sin embargo, estas contienen la intensidad de un problema como lo es el embarazo adolescente fuera del matrimonio en la década de los ochenta del siglo pasado en nuestro país. Lo que comienza siendo una dificultad individual, se convierte en disgusto colectivo. No olvidemos que en esa época apenas se gozaba de la libertad sexual que se ha alcanzado hoy en día en las ciudades. Se asemejaría más a la realidad de los pueblos más pequeños actuales, donde los rumores, el qué dirán y el chismorreo están en boca de todos. El agravio que sufre la familia de una niña de trece años constituye otra de las consecuencias que aborda esta historia, así como la marginación a la que se ve sometida la protagonista. Es una muestra perfecta de la tendencia a mirar para otro lado con la que te suele castigar la sociedad ante una dificultad. Y no solo eso, la penitencia con la que te mortifican por no cumplir con los cánones de lo que ellos consideran que está bien.

La controversia tratada en Solo quiero que me beses es una de las razones por las que este libro cuenta con mi voto positivo. Creo que una obra que trata asuntos que se desvían de los políticamente correctos se merece la oportunidad de ser leída. Sostengo que cualquier cosa que como lectores nos desafíe a pensar más allá de nuestra zona de confort siempre es bienvenida. Pero es algo que también consigue Simón, uno de los protagonistas, al apoyar a Julia sin importarle todos aquellos juicios sociales que de pronto la envuelven. Lo logra gracias al amor que la profesa, y es que el amor es una de las mayores motivaciones con la que cuenta el ser humano. El hecho de ser adolescente sirve para potenciarla, puesto que cuando nos encontramos en esta etapa de la vida todo parece cobrar más intensidad, ¿verdad?

Frente a la autenticidad y determinación de Simón nos encontramos a Julia, quien se ve obligada a tomar unos roles y unas obligaciones impropias de una niña de trece años. Se puede captar la mezcla de inocencia con la madurez que tiene que ir adquiriendo a marchas forzadas, una fuerza que se contrapone con la actitud demasiado infantil de sus compañeras y amigas de escuela. En este punto se me viene a la mente una de las frases de Ortega y Gasset: “yo soy yo y mi circunstancia“. Por supuesto, una persona es lo que es por lo que ha vivido y el ambiente que le ha rodeado. Estas circunstancias son proclives a ser juzgadas por quienes no se molestan en conocerlas, comprenderlas y tolerarlas. Una meta muy difícil, por otro lado, a causa de la fuerte presión propiciada por la cultura de la época. El embarazo de Julia es la excusa perfecta que muestra cómo la gente, incluso la más allegada, sacrifica el apoyo a una persona que lo necesita en beneficio de la contemplación de su propio ombligo. Creo que esto se puede apreciar perfectamente en el siguiente extracto:

Fue mono tema durante una semana. La gente hablaba más para mal que para bien. Era habitual por aquel entonces. Influenciados por sus mentes calenturientas y envidias malsanas. Su prima Elena aprovechó la oportunidad para desprestigiar la imagen ya magullada de Julia. Pensaban que Julia era una frívola. Solo las personas que la conocían bien, sabían que Julia no lo era. Siempre demostrando una actitud prudente. Para nada frívola, cualquier otra en el cole había demostrado serlo, más que ella.

Como ya dije en la entrada referida al anterior libro que comenté, no voy a tomar por costumbre la escritura de reseñas, por lo que tampoco voy a puntuar el libro y demás. Tan solo decir que, pese a la pequeña cantidad de páginas de esta novela (lo cual es una pega para mí, porque disfruto con las historias largas), es merecedora de atención. La mía, desde luego, se la ha ganado. Esto me ha impulsado a buscar la entrevista a la autora, quien me la ha concedido con el mismo encanto con el que me obsequió cuando la conocí. Patricia, que sepas que tengo guardado tu clavel en mi vitrina =)


patricia
“Esta prefería encerrarse en su habitación, y sin decir nada, se adentró en su propio mundo, un microcosmos en el cual su cabeza creaba imágenes sórdidas y surrealistas que se fundían con los sentidos, cobrando vida” – Solo quiero que me beses (Patricia Bermejo Gallego)

Beatriz G. López: Ya tienes publicados unos cuantos libros. ¿Qué tiene Solo quiero que me beses, además del argumento, que le haga diferente de los demás?

Patricia Bermejo: Es una obra que se aleja de la tendencia actual del concepto de novela romántica. Tiene un carácter moralizante. Desde una perspectiva cotidiana, entretenida y sencilla abordo los complicados años ochenta en España. Solo quiero que me beses, lo inesperado, los personajes se levantan después del golpe.

B: Al principio explicas que la historia es ficticia pero que algunos acontecimientos te tocaron vivir en primera persona. ¿Escribir esta novela era algo que tenías planeado o la idea surgió de repente tras un recuerdo pasado?

PB: Sí. Siempre quise escribir acerca de los lugares de mi infancia en Alcalá de Henares. Fui muy feliz y tengo recuerdos muy bonitos de ella.

B: Supongo que al basar los escenarios en lugares reales de tu infancia, se te habrán pasado cientos de cosas por la mente. ¿Podrías revelarnos algunas?

PB: Quizá reencontrarme con algunos amigos de aquella época sorprendidos tras la lectura de Solo quiero que me beses y verse parte de sí mismos reflejados en la obra.

B: Simón lucha con vehemencia por Julia a pesar de las trabas que va encontrando por el camino. ¿Fue un personaje agradecido a la hora de manejarlo? ¿Qué hay acerca de Julia?

PB: Simón es el optimismo, la buena voluntad, un luchador incesante, es el personaje que “cae bien”, mientras que Julia es la inexperiencia, la indecisión… Julia es diferente. Al principio de la novela, es una muchacha que prefiere ser pisoteada porque es más cómodo no entrar en conflicto, luego evoluciona. Hay que pensar que es más pequeña que Simón… que su madre Yolanda la sobreprotege… No trato de justificar a Julia, porque Julia es así… El personaje principal no tiene por qué caer bien al lector. Para mí todos los personajes son agradecidos, y más aún cuando hay diferencias entre ellos.

B: ¿Qué es lo que podrán encontrar dentro de Solo quiero que me beses los futuros lectores?

PB: Una historia juvenil, de fácil lectura, dinámica… con un final justo. El hilo conductor de la obra es el verdadero amor que hace frente a las adversidades.

B: En tu biografía nos cuentas que comenzaste a disfrutar de la lectura muy joven. ¿Recuerdas cuál es el primer libro que te marcó?

PB: Realmente fueron dos: Olalla, de Robert L. Stevenson y La Vida es Sueño, de Calderón de la Barca.

B: ¿Con cuáles géneros literarios te sientes más cómoda a la hora de escribir? ¿Y tus preferidos para leer?

PB: De momento me siento cómoda escribiendo novela, relato y microrrelato. Estoy comenzando con la poesía y cuentos infantiles. En cuanto al género narrativo me gusta escribir terror, surrealismo y/o fantasía. Como lectora no tengo un género preferido concreto, intento leer de todo.

B: ¿Cuál es la parte que más te gusta del mundo de la escritura? ¿Y la que menos?

PB: La parte que más me gusta es escribir, inventar y materializar historias en papel, documentarme y aprender. La que menos, la poca visibilidad y la escasez de oportunidades “reales” para emprender este camino aquellos que empezamos.

B: ¿Alguna vez has escrito alguna historia bajo petición?

PB: De momento no. Aunque sí me he presentado a concursos literarios y he tenido que ceñirme al tema, extensión, etc.

B: ¿Cuáles son tus escritores favoritos?

PB: Mis autores favoritos son muchos, no obstante, me inclino por Arthur C. Clarke, Gustavo Adolfo Bécquer, Edgar Allan Poe, Julio Cortázar, George Elliot, Victoria Holt… Soy muy clásica.

B: ¿Podrías contarnos qué es lo que te inspira a la hora de crear?

PB: Me inspira lo cotidiano: un buen relato de un autor desconocido, los pequeños detalles del devenir diario, el arte, etc.

B: ¿Cuál es el libro que más te ha gustado? ¿Qué tiene que tener una historia para emocionarte?

PB: No puedo decir qué libro me ha gustado más porque son muchos los que me gustan. Me impactó la lectura de Pasiones romanas, de María de la Pau Janer. Y una historia para emocionar tiene que ser escrita desde el corazón, desde los ojos del alma del escritor. Debe tener altos y bajos, como una montaña rusa. En definitiva, que sea entretenida, con personajes no muy idealizados inmersos en la búsqueda de algo que pueden o no encontrar y que nos hagan sentir de alguna manera identificados con ellos.

Anuncios

Ganadora del sorteo

resultado-sorteo

Da gusto comenzar el oto anunciando el nombre del ganador, en este caso ganadora, del sorteo del libro El presagio de Horus: Sara Rizos, por su participación en Twitter. ¡Felicidades! Como ya anuncié, en los próximos tres días contactaré con ella (si no lo consiguiera, entrarían en juego los suplentes). Podéis encontrar el vídeo del proceso en mi página de Facebook.

Estoy MUY CONTENTA con la labor de los participantes. Establecí el mínimo en 50 y fueron 69 los que se apuntaron, quedando 80 participaciones en total (puesto que algunos completaron los pasos tanto en Facebook como en Twitter). ¡Guau! ¡Así da gusto organizar eventos! Tanto es así que me habéis dado alas para pensar en futuras sorpresas. Sé que lo digo mucho, pero nunca es suficiente. ¡Millones de gracias!

¿Qué más puedo decir? Estos días se me han estado ocurriendo algunas ideas acerca del blog y otras plataformas de Internet en general. Además, ya tengo el material necesario para presentaros a cierta escritora y hablar de una de sus obras. Iré poquito a poco, organizando lo que tengo en mente y dándole forma. La verdad, tengo muchas ganas.

Por otro lado, la semana pasada comencé con la corrección definitiva de mi proyecto más ambicioso: una novela que supera (actualmente) las ochocientas cincuenta páginas en Word. No puedo dar más detalles por el momento, tan solo decir que es el trabajo de muchos años y que me tiene muy ilusionada. Siento que esta corrección será la definitiva y que, a partir de aquí, tan solo me queda ir hacia delante con ella.

Antes de despedirme, quería recordaros algunas cosillas. Si quisierais adquirir vuestro ejemplar de El presagio de Horus, tan solo tendríais que poneros en contacto conmigo o bien hacerlo mediante la página web de Entrelíneas Editores. ¿Dónde puedes encontrarlo también? En Amazon, Libelista o Agapea. Y para quienes ya lo hayáis leído, os agradecería infinitamente que lo valoraseis en lugares tales como GoodreadsQuelibroleo o Tuquelees (también se puede hacer en las páginas antes mencionadas). Vuestra opinión es muy importante y además necesaria para continuar mejorando. Siempre progresando.

¡Feliz jueves!

El último baile

v28sn3w04pvptvuiqqsmlrodq22mv2otp8dq
Imagen: photoshopcontest

Supongo que se aprende a vivir viviendo. No obstante, ¿cómo se aprende a no vivir? No existe ningún manual. Nadie ha regresado del otro lado para escribirlo. Tal vez alguien debería. Moriría por ver la expresión de todos aquellos escépticos con respecto a lo que hay Más Allá. Pero no puedo morir otra vez.

No fui mucha cosa en vida. Me llamo… me llamaba Liv. No sé hasta qué punto es correcto seguir utilizando el presente. Liv. Un nombre que no era lo suficientemente largo como para siquiera emplear mucho tiempo en pronunciarlo. A veces me pregunto si de llamarme de otro modo habría sido más popular. Stacy, Tasha, Milena. Cualquiera habría bastado. Bueno, a las chicas más populares del instituto les valía. Pero ¿quién iba a fijarse en Liv? En la tímida Liv. En Liv la rarita. Liv, la de las calificaciones mediocres. La friki, la “oh mira, ha hablado”. Creo que no recuerdo ningún título positivo. Lo único que se me daba bien era bailar. Oh, sí. Cuando las notas musicales se introducían por mis oídos, mi cuerpo parecía saber a la perfección cómo fundirse con cada uno de los sonidos. La armonía me sumergía por completo en una realidad paralela, aquella que solamente yo podía ver, y donde mis movimientos eran los protagonistas de un mundo que se detenía para mí.

Tras un esfuerzo horrible para superar la vergüenza, decidí mostrar mi pequeño talento a los demás. Era mi último curso en el instituto, ¿qué podía perder? Con un poco de suerte al año siguiente no volvería a ver a nadie de ese estúpido lugar. Tampoco quería pensar mucho acerca de la universidad y la más que posible repetición de la historia. Bueno, si es que me admitían en alguna. Siempre me quedaré con esa duda. La cuestión es que después de armarme de valor, hice la prueba para el grupo de teatro y danza del instituto. No voy a fingir que no esperaba que me aceptaran allí tras verme bailar pero me sentía demasiado pequeña como para ni siquiera adoptar una actitud altanera. Sin embargo, en los ensayos era capaz de aparcar todos esos monstruos y transformar mi alma, entregarla a la danza. Me dieron el papel protagonista de la obra. Sufría vértigos tan solo de pensar que habría decenas, si no cientos, de ojos puestos en mí. Pero conseguía mantener la capacidad de crear aquella burbuja que mantenía mi salud mental a salvo frente a los demás, lo que me permitía llanamente dejar que mis células fluyeran y se fundieran con la melodía.

Pero nadie me había avisado de que tenía un corazón débil. La enésima tara de Liv.

El día del estreno el teatro estaba rebosante. Recuerdo haberme asomado por una diminuta rendija del telón. Me vi obligada a ignorar aquellos sudores fríos que de pronto querían paralizarme. Sonaba extraño pensarlo, pero confiaba en mí. Y estuve repitiendo esa frase hasta que fue el turno de actuar. Los primeros acordes inundaron la gran sala. Yo ya estaba en el centro del escenario, a oscuras. Entonces dos focos tenues nacieron a cada lado y convergieron en mi cuerpo, fusionando sus centros. Me sentí expuesta, como en el interior de una vitrina de un museo cualquiera. Y no podía escuchar otra cosa que no fueran las notas que me indicaban que tendría que haber empezado a moverme ya. Pero oía risas, mofas, burlas. Sentía que me señalaban de todas partes, cubriendo unos labios que solamente hablaban para comentar acerca de mí, de lo poca cosa que parecía en aquel escenario. Nadie decía nada, nadie se movía. Pero yo veía sus sombras cernirse sobre mí. O eso creía, pues poco a poco todo comenzó a quedar negro a mis ojos. Mi burbuja se resquebrajaba. Lo último que vi fue al que iba a ser mi compañero de baile corriendo, una vez ya estuve en el suelo. Se agachó a mi lado. ¿Era miedo lo que brillaba en sus ojos? No lo sé. Lo único que podía mirar era a su sombrero. Fue rápido. No percibí dolor alguno. No me percaté de cómo mi corazón corría hasta límites extenuantes para después detenerse.

Fue extraño cuando la consciencia regresó a mí tiempo más tarde. ¿Cuánto? No puedo asegurarlo. Tal vez no debería hablar de una consciencia como la que estaba acostumbrada a sentir. Los muertos jamás la recobran. Miré al frente. La sala estaba oscura. Las butacas no recogían a nadie y la buena acústica no podía hacer su trabajo porque no había música. Pero yo oía aquella melodía. Los cuerdas de los violines suspiraban notas y las tímidas teclas del piano eran sus fieles acompañantes. Levanté los brazos despacio, colocándolos en un ángulo elegante. Era así como habría comenzado mi danza. Me incliné con suavidad hacia la izquierda y mi pierna derecha quedó desplegada, grácil. Aún me acompañaba el vestido que guardó mi cuerpo cuando perdí la vida. Recuerdo que no me importó demasiado mi nueva condición invisible. Al fin y al cabo así había sido siempre el color de mi existencia. Las faldas del vestido ahora lucían vaporosas, mecidas por una suave brisa que aquella inmensa habitación teatral nunca había conocido. Me notaba más ligera. Mis pasos me dibujaban esbelta, delicada, etérea.

Entonces apareció él. Mi acompañante. Lo primero que vislumbré bajo aquellos haces de luz imposible fue su sombrero. ¿Cómo era posible? ¿Acaso el chico que interpretaba aquel papel también había abandonado la realidad de corazones palpitantes? Pero conforme se iba acercando vi unas facciones desconocidas. Aquel no era mi compañero pero conocía a la perfección la coreografía que complementaba mi cuerpo con el suyo. No importaba su identidad, carecía de significación que apenas pudiese contemplar su rostro. Su alma me lo estaba presentando. Cerré los ojos y mis movimientos se quedaron congelados en el tiempo. Las hebras doradas que componían mis cabellos flotaban a mi alrededor siguiendo la estela del oscilar de los pasos. El hombre del sombrero apoyó la mano en mi cintura con una delicadeza infinita y me invitó a aproximarme más a él. La piel de nuestros semblantes se habían quedado a escasos centímetros, si era verdad que la teníamos. Por primera vez vi sus ojos. Totalmente blancos y sin embargo los más profundos y sinceros que había conocido en la vida. Irónico que los recibiese tras mi muerte.

Aún no sé quién es el hombre del sombrero, ni de dónde viene, ni qué le ocurrió. Tampoco por qué está conmigo. Tan solo permanece a mi lado bailando esta coreografía eterna, ambos sumergidos en la danza infinita que nos unió para siempre. Y bailaremos. Y bailaremos. No hay minutos para nosotros pues estamos por encima del Reino del Tiempo. No le pregunté su nombre ni a él parece importarle el mío. Nuestras almas se encontraron cuando nadie más las veía.

Supongo que se aprende a vivir viviendo. Y ahora estoy más viva que nunca.

 

Beatriz G. López